Universidad anuncia Educación Permanente para trabajadores y población en general

El miércoles 09 de mayo de 2012 se realizó el relanzamiento del Programa de Educación Permanente de la Universidad de la República. El director de la Unidad Central de Educación Permanente, Mario Jaso, anunció que próximamente se realizarán «cursos para trabajadores, actores productivos y público en general».
En la presentación también participaron el rector Rodrigo Arocena, el prorrector de Enseñanza, Luis Calegari, y representantes de varios servicios universitarios.

El Programa de Educación Permanente fue creado en 1994 con el propósito de «organizar una oferta estable, y cambiante año a año», de actividades de actualización, perfeccionamiento, complementación y especialización no formal para profesionales y personas altamente calificadas, indicó Jaso. A partir de este año la Unidad se propone «ampliar progresivamente los alcances del Programa al mundo del trabajo, de la producción y a la población en general», además de conformar y fortalecer redes educativas.

Las actividades del Programa incluyen cursos de corta duración, —presenciales, semipresenciales y a distancia—, que pueden estar inscriptos en un servicio u organizados conjuntamente entre dos o más. También se realizan cursos a medida, se generan publicaciones y materiales educativos. En 2011 se desarrollaron 608 actividades con 12.956 cursantes en todo el país. Actualmente la Comisión Sectorial de Educación Permanente y la Unidad se encuentran trabajando en la mejora de la calidad, en el diálogo con los servicios, y en la instauración de un sistema de recertificación y acreditación profesional. En este sentido, Jaso valoró distintas experiencias que vienen realizando algunos servicios.

Anunció que este año se realizarán distintos llamados y se buscará desarrollar «un fuerte núcleo docente con claros conceptos de Educación Permanente, de su importancia institucional, social y estratégica». También se espera ampliar la cobertura territorial, fortalecer las actividades interservicios, el trabajo conjunto con los centros universitarios del interior y con instituciones externas.

De ida y vuelta

El rector Rodrigo Arocena indicó que «si queremos generalizar la enseñanza avanzada a lo largo de toda la vida, conectada con el trabajo, entonces la Educación Permanente es a largo plazo el carozo del problema». El Programa representa «un puente con dos vías: una es para la gente que quiere ir desde una cierta formación al trabajo y la otra en sentido inverso. Creo que en esta etapa del pais —en una coyuntura de desempleo en torno al 6%—, es más importante reforzar la vía para la gente que desde el trabajo quiere acceder al sistema formal de educación», expresó.

Por su parte Marcos Supervielle —delegado de la Udelar en la Comisión para la construcción de un Sistema Nacional de Formación Profesional (SNFP) conformada por varios ministerios, cámaras empresariales, sindicatos y organizaciones educativas—, explicó que «la segmentación del mercado de trabajo es de tal nivel, que cualquier crecimiento genera saturación de empleo relativo en ciertas categorías, es decir no hay trabajadores para ocuparlas». A modo de ejemplo, se refirió al crecimiento de la construcción en todo el pais, que —debido a ventajas salariales— provocó el desplazamiento de peones rurales hacia aquel sector, con consecuencias negativas para la producción agropecuaria.

A pesar de los esfuerzos hasta ahora realizados en el sistema educativo —sobre todo a través de CTEP-UTU y del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP)—, la falta de trabajadores especializados en ciertas áreas «de conocimientos concretos de tipo práctico» es significativa. La situación ha generado que una gran cantidad de instituciones educativas de diversa índole atiendan las demandas de formación del sector productivo. Uno de los objetivos del SNFP es articular todas las ofertas en este sentido. Añadió que no sólo es necesario certificar los aprendizajes que ocurren fuera del sistema educativo, sino también lograr un régimen de reválidas que facilite el tránsito entre las instituciones.

El prorrector de Enseñanza Luis Calegari, indicó que «la Educación Permanente es otra de las funciones universitarias, nunca reconocida como tal», y que debe ser considerada «no sólo como un aporte que la Universidad hace a los individuos que tienen la necesidad de seguir formándose, sino que debemos esperar una demanda muy fuerte de los sistemas sociales y las cadenas productivas». Anunció que la Comisión Sectorial de Enseñanza debe «prepararse para ser el articulador entre ese grupo demandante y los servicios universitarios, en los que está el conocimiento y las capacidades para enfrentar estos desafíos».
Publicado el viernes 11 de mayo de 2012

Fuente: www.universidad.edu.uy