Soluciones para tiempos difíciles
Las mascarillas N95 utilizadas habitualmente son elementos de protección descartables, sin embargo, la excesiva demanda que se proyecta durante los peores momentos de la epidemia excede la capacidad mundial de producción y, en nuestro país, a esto se suma que la posibilidad de importación se ve muy reducida y que no existe producción nacional. Teniendo en cuenta todos estos aspectos, es muy probable que deje de haber libre disponibilidad de estos elementos de protección personal.

La carencia de mascarillas N95 resulta un riesgo sanitario que se debe mitigar, especialmente pensando en la protección del personal de la salud. Esto hace que, irremediablemente, se plantee la necesidad de contar con un método efectivo y seguro que permita reutilizarlas.

Regulaciones
Este es un problema a nivel mundial, por lo que organismos como el Control Disease Center (CDC) de Estados Unidos ha flexibilizado las normas de uso de estas máscaras. En particular en nuestro país, el Ministerio de Salud Pública el 11 de abril de 2020 considera la reutilización de mascarillas N95 en forma prolongada solo en caso de “escasez extrema” y siempre que sean adecuadamente desinfectadas. Para esto considera dos métodos: la esterilización con vapor de peróxido de hidrógeno y la desinfección mediante luz UV-C, según protocolo de Nebraska Medicine.

En el caso de la desinfección mediante luz UV-C, actualmente prácticamente no existen en el mercado mundial dispositivos que permitan desinfectar mascarillas utilizando esta tecnología. En muchos países, como en el nuestro, los equipos se encuentran aún en una etapa de desarrollo.

Diseño Udelar
Se ha diseñado un equipo que incorpora un sistema óptico capaz de realizar una irradiación homogénea de luz UV germicida (254 nm) obteniendo una dosis muy alta que respeta el valor actualmente establecido en el protocolo vigente que permitirá desinfectar 5 mascarillas en menos de 5 minutos, sin que exista ninguna zona sub-irradiada. Esto implica que las necesidades de un CTI como el del Hospital Maciel o del Hospital Universitario, que requieren el uso diario de menos de un centenar de mascarillas, podrán garantizarse con la operación de un único equipo.

Otra particularidad de diseño actual es que utiliza partes de uso estándar o de fácil fabricación con las capacidades locales de producción. Esto permitirá realizar una producción local de varias decenas de estos equipos que deberán estar operativos en los centros de asistencia a la brevedad, trabajo que se está realizando actualmente con la Escuela Universitaria Centro de Diseño de FADU.

Para asegurar la efectividad y seguridad del método de desinfección, el desarrollo del equipo será acompañado por la generación de un protocolo de manipulación y procesamiento de las máscaras.

Segunda conferencia a distancia
La decana de la Fing María Simon y la decana de Fcien, Mónica Marín, junto a los docentes e investigadores Horacio Failache y Marcel Bentancor, hicieron la presentación de este trabajo con una conferencia a distancia que se puede ver en: https://www.youtube.com/watch?v=zs3cfumlFPA

Fuente: web de Fing

Los comentarios están cerrados.