Es un video de 15 minutos realizado en el marco del Proyecto de Consolidación de la Extensión «Habitando el pasado / Experiencias y narrativas multivocales para la interpretación del paisaje arqueológico de las tierras bajas».
Las responsables del proyecto de investigación y del video son las arqueólogas Camila Gianotti y Laura del Puerto. El video fue financiado por la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio (CSEAM) de la Universidad de la República. Fue realizado con el apoyo del proyecto «Gestión patrimonial y producción responsable como bases para el desarrollo social: implementación de un programa colaborativo de investigación, monitoreo y conservación entre el CURE y el INC”, financiado por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación a través del Fondo «María Viñas» de Investigación Aplicada.
Las instituciones responsables son el Laboratorio de Arqueología del Paisaje y Patrimonio (LAPPU) de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE-Udelar), el Departamento de Sistemas Agrarios y Paisajes Culturales del el Centro Universitario de la Región Este (CURE) y el Instituto Nacional de Colonización (INC).
Participan entre otros, además de las responsables Camila Gianotti y Laura del Puerto, los colonos Wilson Ximeno, Jorge Méndez y Roberto Sosa, del grupo de colonos «Cerros lindos», la antropóloga Verónica Camors del INC, la ingeniera agrónoma Nandí González del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el gestor cultural coordinador departamental centros MEC Gabriel Sosa y el director del CURE en Rocha Javier Vitancurt. Las filmaciones se hicieron en la zona de India Muerta, Lascano.
El proyecto arqueológico ocupa menos de 20 hectáreas de 1000 que tiene el predio de Colonización, divididas en tres áreas de estudio. Tiene como objetivo preservar, investigar y difundir lo relativo a los cerritos, y hacerlo en forma compatible con la producción agropecuaria, que tiene que ser sostenible y económicamente rentable. Es un proyecto interdisciplinario que busca también observar la biodiversidad asociada, y un manejo responsable de recursos y bienes comunes.
Otro de los objetivos es cuidar los valores culturales y patrimoniales, en un nuevo estilo de ocupación que se contrapone al modelo que arrasa con dichos valores sin integrarlos a los programas productivos. De esta forma los predios podrán ser sostén otras alternativas, de manera de diversificar la producción local, creando circuitos de visita de interés cultural  y arqueológico como destino turístico.

Los comentarios están cerrados.