La Intendencia de Montevideo resolvió instrumentar un nuevo espacio recreativo «sin motores» en la rambla de Montevideo, en la senda Sur (hacia el Este), en el tramo desde Ciudadela a Luis Alberto de Herrera.

Esto implica que en ese espacio solo podrán circular peatones, patinadores y ciclistas, no así vehículos particulares motorizados (monopatines y segway).

La medida, que comenzará a regir desde el domingo 24 de mayo, de 10 a 18 horas, fue producto de un trabajo conjunto entre el Departamento de Movilidad, la Secretaría de Deportes y Recreación y el Servicio de Convivencia Departamental de la Intendencia, que colocarán señalización mediante balizas y vallas, e instrumentarán controles con inspectores a pie, para que se cumpla con las reglas de funcionamiento del nuevo espacio. Estas reglas de funcionamiento consisten en que se mantenga el distanciamiento físico adecuado entre las personas, vital para evitar contagios o la propagación del Covid-19 y se respeten los límites físicos del espacio.

De acuerdo con el trabajo «Ensayos urbanos para la nueva normalidad» –elaborado por la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de la República y presentado en el Congreso de Intendentes–, en las circunstancias actuales de la pandemia, la situación del país y la ciudad, y también de acuerdo con las experiencias de otros países, se deben generar en el espacio público propuestas espaciales a modo de pequeños ajustes temporales de bajo costo.

«Estas propuestas permitirán un uso responsable manteniendo distancia entre personas y equipamientos, posibilitando interacciones sociales seguras», señala el documento.

La docente de FADU Catalina Radi manifestó al respecto «nos parece un tema muy relevante el uso del espacio público. Se trata de generar herramientas para el uso del espacio público. Esto lo planteamos el 24 de abril con Unibici. En el artículo planteamos la importancia del uso del espacio público como lugar de encuentro, contraponiendo el modelo del Quedate en Casa. Para nosotros era importante demostrar con herramientas físicas el uso del espacio público en estas circunstancias» .

La docente aclaró que estas estrategias tienen como objetivo que la gente vaya y use el espacio público responsablemente así esto se puede multiplicar. Hay otras intendencias que quieren hacer eso, pero para que eso suceda hay que ser responsables.
También declaró «deberíamos generar actividades en distintos puntos de la ciudad para que la gente no vaya a la rambla. Si esto sale muy bien habría que pensarlo en diferentes puntos de la ciudad.
Este tipo de actividades, que están muy buenas, hay que favorecerlas en el territorio nacional. Los usos del espacio público son el lugar para hacer actividades. Van a pasar más cosas en el espacio público, indefectiblemente.
En Oakland, en California, cortan calles regulares en largos y cada semana van ampliando, donde la gente elige y vota cuál le gustó más. Es apropiación del territorio porque la gente decide y la intendencia les da herramientas. Esto permite que el uso del territorio sea más equitativo. En mi barrio hay varios geriátricos, donde salían a tomar sol. Ahora no los veo salir hace dos meses. Esas personas necesitan herramientas. Estamos haciendo una planilla de relevamiento mundial».
Los responsables del proyecto de investigación son: Catalina Radi y Martín Cajade,  Constance Zurmendi ( Taller Velázquez, Deapa ), Jessica Stebniki ( LDCV) y Lucrecia de León (EUCD).

Contacto
eunnuy@gmail.com

Vea más informaciónhttp://www.fadu.edu.uy/coronavirus/linea-de-trabajo-covid19/ensayos-urbanos-nueva-normalidad/

 

Los comentarios están cerrados.