Primera etapa de obras en el predio de Veterinaria

Están en marcha los primeros trabajos para hacer posible la ejecución del proyecto edilicio para la nueva sede de la Facultad de Veterinaria.  El 9 de marzo se firmó el acta de inicio que habilita a la empresa Constructora Oriental a trabajar en el predio. Por la Dirección General de Arquitectura (DGA) participaron el director Pablo Briozzo y el arquitecto que proyectó la obra, Álvaro Cayón, por el Plan de Obras de Mediano y Largo Plazo (POMLP) lo hicieron Santiago Lenzi, responsable de la ejecución del proyecto, y Adriana Gorga, coordinadora de proyectos. En representación de la Facultad de Veterinaria actuó el asistente académico Guillermo Tort, también los representantes de la constructora y los de la empresa asesora que proyectó los trabajos de acondicionamiento del terreno, SUNN.

Esta etapa de las obras implica la intervención de casi diez hectáreas dentro de un predio bastante mayor (34 hectáreas), en el que está instalado únicamente el Programa Integral Metropolitano (PIM) de la Udelar. Se ubica en el cruce de la Ruta 8 y la Ruta Perimetral 102 y fue donado a la Universidad en 1992 por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP). El campo muestra una leve depresión por la que circula un pequeño curso de agua en la zona que aún no se va a utilizar. Se extiende a lo largo de la Ruta 8 cubierto en parte por chircas, en parte por juncos y colas de zorro, con algunos árboles de gran porte cerca del camino de acceso al PIM, en un extremo del predio.

El proyecto para la Facultad de Veterinaria es por su magnitud uno de los más importantes dentro del POMLP. Comprende varios edificios que estarán distribuidos en seis manzanas. En total se construirán 5300 m2 de laboratorios y oficinas, un hospital veterinario de 2775 m2 destinado a la atención de grandes y pequeños animales, bioterios (750 m2) y 3100 m2 de aulas. Habrá plazas de estacionamiento, una cancha de básquetbol y una de fútbol. La sede universitaria está destinada a las actividades de 4200 personas, incluyendo estudiantes, docentes y funcionarios, que podrían llegar a 6900 en 2025. Además la facultad recibe a usuarios con grandes y pequeños animales en su hospital veterinario.

Pequeña urbanización

Los trabajos culminarán hacia fines de este año, y costarán 95 millones de pesos correspondientes al presupuesto del período pasado. Incluyen la limpieza del predio, movimiento de tierras y nivelación y la construcción de 14.470 m2 de vialidades —una avenida central asfaltada y varias calles con perfil rural, por las que van a circular todos los vehículos que participen de la construcción posterior de los edificios—. Quedará pronta la entrada principal al complejo, sobre la Ruta 8, con una rotonda de acceso, pero además se habilitará una vía pública —Camino Mangangá—, en el perímetro opuesto, para permitir el acceso de grandes animales, vehículos de carga, etcétera.

También se realizarán obras de drenaje pluvial y sanitario, se instalará una conexión al sistema de saneamiento, se colocará un tejido perimetral y se plantarán varias especies vegetales. La futura facultad tendrá dos fuentes de agua: por una parte contará con el servicio de OSE para el agua potable y además se utilizará agua de una perforación ya existente, apta para numerosos usos. Por eso en esta etapa también se construirán tanques de agua y se instalarán cañerías para llegar a todo el predio. Algo similar se realizará para permitir la distribución adecuada de la energía eléctrica —a partir de la construcción de subestaciones— y la colocación posterior de la red de fibra óptica.

Si bien la zona es semirural, cuenta con implantaciones edilicias importantes como el barrio Villa García, Zonamérica y el estadio de Peñarol. Está conectada con el oeste de Montevideo y con el Aeropuerto de Carrasco por la Ruta Perimetral 102 y muy próxima a Camino Maldonado. Linda con una estación de servicio ANCAP, con el barrio La Esperanza y con la División de Laboratorios Veterinarios del MGAP. Por sus dimensiones el proyecto de Facultad de Veterinaria implicó coordinar varias acciones con las instituciones vecinas, con los entes del Estado, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y la Intendencia de Montevideo.