Sempol destacó la participación del Consejo de Primaria en la apertura del archivo sobre maestros destituidos en el período autoritario uruguayo. En concreto, el equipo del proyecto revisó las actas del Consejo entre 1968 y 1985, lo que implicó aproximadamente 2760 carpetas, de las cuales digitalizaron 864, que hacen un total de 53.122 páginas. Es «una masa documental gigantesca de información», que implicó 736 horas de trabajo, el financiamiento de la Udelar y la comuna canaria, pero sobre todo se logró gracias al trabajo honorario de un grupo fijo de 18 personas y otras 10 que colaboraron.

Asimismo, señaló que esta investigación también deja aportes para la producción historiográfica. En primer lugar, provoca nuevas preguntas a los estudios sobre el pasado reciente en nuestro país. Históricamente hay tres campos que nunca trabajaron colaborativamente: los estudios sobre el autoritarismo en la dictadura; los estudios de género y sexualidad; y los estudios sobre historia de la educación. Durante el período autoritario Primaria estuvo bajo un fuerte control, no solo de los contenidos y programas, sino mediante un gran dispositivo de vigilancia sobre los propios docentes: sus cuerpos, sus vidas privadas y sus relaciones con el contexto social.

También es notoria y abrumadora la presencia que tiene el interior en las temáticas emergentes sobre el pasado reciente. «Hay casi consenso en la literatura sobre el pasado reciente que el proyecto fundacional del autoritarismo fracasó, sin embargo uno ve esta documentación y empieza a ver que esto es quizás una visión montevideana del proceso histórico: en realidad el autoritarismo hizo pie en muchas partes del interior de forma mucho más exitosa que en la capital», explicó. Esta masa documental servirá para pensar el diálogo entre la cultura batllista y las tradiciones rurales: cómo se negociaron en diferentes contextos y cómo el autoritarismo usó lógicas de valores, visiones sobre la familia, la masculinidad y la femineidad para construir consenso, caracterizar y desacreditar a sus enemigos.

 

Nuevos proyectos

En esta misma línea, Sempol sugirió cuatro posibles líneas de investigación. La primera, sobre los destituidos por razones político-gremiales: surge del archivo que los números de destituidos registrados son mucho menores a los que realmente hubo. También sugirió una fragmentación en la base de datos: estudiar cuántos fueron, cuáles fueron las olas represivas, a qué grupos políticos pertenecían, y en qué departamentos trabajaban. El proceso de restitución, afirmó, fue bastante complejo y no todos los maestros fueron restituidos, además aparecen en 1985 y 86 los destituidos de la democracia, quienes perdieron sus cargos porque fueron ocupados por personas destituidas en la dictadura.

Una segunda línea a estudiar son los destituidos por motivos morales. A partir del archivo se desprende que el autoritarismo también persiguió maestros por «ineptitud moral», que fue causal de destitución, sanción y procesos sumarios. Fueron 38 casos aproximadamente, «desde personas que fueron explícitamente identificadas como homosexuales y por tanto de una orientación sexual incompatible con el rol de maestro, hasta maestras denunciadas por vivir en concubinato, personas que utilizaban drogas, mujeres que realizaron abortos en la clandestinidad, entre otros». «Hay muchos aspectos que no tienen que ver con lo político-partidario que fueron causal de persecución intensa», indicó.

El archivo permite ver además cómo la educación era un campo de resistencia y pone en tensión qué significa efectivamente resistir. Sempol enumeró ejemplos de la solidaridad de vecinos que ocultaban información de los maestros para evitar que los detuvieran, las micro resistencias frente al panóptico cotidiano y a los inspectores que monitoreaban, al igual que inspectores que no informaban lo que debían, y la huelga de 1972 de magisterio, que fue uno de los hitos de la resistencia al proceso de intervención de Primaria, entre otros.

Por último, Sempol propone estudiar lo cívico-militar: las personas que prosperaban en las instituciones de Primaria por familiares militares o policías, soldados que eran maestros al mismo tiempo, y el intercambio de beneficios económicos entre el batallón de infantería local y la escuela, pagos y circulación de propiedades de Primaria.

 

Reconstruyendo la memoria

Por su parte, Caggiani afirmó que el archivo está a disposición de la academia y la sociedad y explicó que el proyecto surgió en un contexto de producción de políticas públicas en común con la Intendencia de Canelones. Esto incluye también un Seminario de Historia Reciente con la Secretaría de la comuna, el Verano Educativo en Canelones, los terrenos o espacios para infraestructura para «las dimensiones que tienen que ver con la vida de los niños, pero también con la de los maestros». El consejero llamó a que otros organismos públicos que tengan un archivo de ese período pongan a disposición la información al igual que Primaria.

Buquet indicó que el autoritarismo también avanzó en el terreno de la sexualidad y desplegó formas de regulación y persecución policial y militar a las disidencias sexuales. «No se podía ser diferentes, había que cumplir con un montón de normas morales y mandatos hegemónicos obligatoriamente, y si te salías de eso, pasabas a ser un subversivo sospechoso que atentaba contra la patria», señaló y destacó la necesidad de seguir reconstruyendo la memoria con todos los relatos: «necesitamos saber para poder comprender lo que realmente sucedió».

 

Un sitio colaborativo

Rubino y Rossi realizaron el lanzamiento de la web mediante una sesión interactiva. «Memorias de mi pueblo» incluye tres secciones. La biblioteca colaborativa está conformada por información sobre el período 1968-1985 y está en permanente construcción. La información inicial fue recabada por un equipo de historiadores, pero nuevos datos proporcionados se han ido incorporando y se pueden corregir o aportar más datos llenando una ficha disponible en esa sección.

La base testimonial de acceso público contiene testimonios audiovisuales brindados por víctimas del terrorismo de Estado, así como documentación de la época con elementos ilustrativos de relevancia. Los archivos están ordenados de acuerdo a la zona del departamento y por orden alfabético.

La sección del recorrido virtual por la memoria es un mapeo de sitios y memoriales. En cada uno de ellos se agrega información complementaria sobre las personas y hechos a los que refieren. Al igual que en las secciones anteriores, se invita a sumar aportes: testimonios, fotos, videos, ensayos, y proyectos de investigación.

 

Prolongar la lucha

Por último, el intendente de Canelones recordó a su madre maestra destituida y expresó que él mismo es maestro por vocación, que tiene el compromiso de una intendencia que apuesta al trabajo con equidad, diversidad, y políticas públicas transversales. También expresó orgullo por este proyecto y agradeció el amor y compromiso a quienes lo llevaron adelante.


Destacó que el protagonismo está en «la hermosa herramienta que es la recuperación de la memoria», por lo tanto se permitió solo comentar una anécdota personal, recordando el día en que su madre regresó a su casa con la noticia de había sido destituida. Costa tenía 11 o 12 años y le pareció una eternidad  el tiempo que su madre estuvo encerrada en su cuarto llorando. «Fue más de una semana», sostuvo. La única entrada económica de su familia era la chacra de su padre, entonces, alejada de su vocación, su madre tuvo que trabajar allí, juntando manzanas y membrillos. «No vamos a dejar que se olvide esa lucha, vamos a prolongarla y proyectarla hacia el futuro», concluyó.

 

Acceda a Memorias de mi pueblo

 

Los comentarios están cerrados.