Además del presidente de la República estuvieron presentes en el acto la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón; el ministro de Educación y Cultura Pablo Silvera; el director general de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, William Rey y la subsecretaria de Educación y Cultura y presidenta de la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, Ana Ribeiro. Por la Udelar, además del rector, se hicieron presentes el decano de la Facultad de Medicina, Miguel Martínez y la directora del Hospital de Clínicas, Graciela Ubach. También participaron los integrantes del grupo de científicos universitarios asesores del gobierno en la emergencia sanitaria, Rafael Radi y Henry Cohen.

Destacado aporte al crecimiento de la medicina

Al comienzo, el decano Martínez indicó que el doctor Manuel Quintela nació en 1865 en Treinta y Tres, en 1900 se recibió como médico y fue nombrado decano en 1912 y luego reelecto dos veces. Esos decanatos, señaló, fueron «altamente provechosos» para el país, no solo para la Facultad o la Universidad, y no solamente por el Hospital de Clínicas: bajo los decanatos de Quintela se inauguró el nuevo edificio de la Facultad; se generó la creación de institutos, cátedras y laboratorios; reglamentó los concursos para docentes; hizo la primera modificación del Plan de Estudios y redacciones de las memorias de la Facultad. En aquel momento el país estaba en una Medicina que no tenía ningún hospital donde ejercer y lo que hacía era en forma aleatoria, aclaró Martínez, «Quintela trabajó muchísimo para que se aprobara la Ley de Creación del Hospital de Clínicas, lamentablemente falleció antes de que culminara la obra».

Quintela decía que la iniciativa de un Hospital de Clínicas se trata justamente de un hospital dependiente de la Facultad de Medicina, donde puede darse lugar a la enseñanza además de la asistencia y la investigación». Martínez afirmó que el Hospital de Clínicas es un hospital de todos, por eso es tan importante todo lo que se puede hacer para mejorarlo. Recordó que el ex decano Pablo Carlevaro decía «bienvenidos a la Universidad: quizás la más pobre, pero la más libre de América», y en este sentido, expresó que desde la Udelar «hacemos votos para que deje de ser la más pobre y pretendemos que siga siendo la más libre».

Por su parte, Rey, indicó que junto al ministro de Educación y Cultura tomaron la idea de que este fuese un gran homenaje a todos los actores de la salud del país, «a quienes tanto les debemos en este proceso». «Es muy grato también saber que lo hacemos en esta casa de estudios, a la que Manuel Quintela dedicó su vida y que tanto aportó a lo que hace a su organización, al crecimiento de la Medicina en nuestro país», destacó.

Rey afirmó además que el Día del Patrimonio es una fiesta nacional y quizás sea el evento cultural más grande en lo que hace a participación de instituciones y de la sociedad, que ha ido encontrando a lo largo de los años «un momento de valoración, de recuerdo de distintos actores, y a su vez un conjunto de bienes culturales enorme». Este día es entonces un vehículo clave precisamente para esa puesta en valor y ha ayudado a crecer el fenómeno del patrimonio cultural, que «es un compromiso intergeneracional: nos vincula con nuestros ancestros, con actores muy alejados en el tiempo que debemos saber valorar, contextualizar, porque es muy difícil construir el futuro, el mañana desconociendo el ayer», concluyó.

Ribeiro señaló que «celebrar el Día del Patrimonio es enseñar a respetar lo que se hereda de los mayores». Asimismo, destacó la presencia en el evento, del grupo de científicos asesores que «vienen trabajando para enfrentar los desafíos de la emergencia sanitaria y que son un orgullo para el país». 

Ribeiro manifestó su preocupación porque no todos los edificios que integran el patrimonio nacional están en un buen estado edilicio y preservación cultural pero dijo que esto se planteará como una  «tarea colectiva». Señaló que todos estos años de celebración del Día del Patrimonio han sido días de  «aprendizaje de responsabilidad». 

Añadió que celebrar este lanzamiento en la Facultad de Medicina obliga a recordar el legado de la persona a quien homenajea esta edición del Día del Patrimonio: el doctor Manuel Quintela. Recordó que la trayectoria de Quintela se enmarca en el siglo XX en el que cambió el criterio de qué es un hospital y cuál debe ser su objetivo y en dónde se comenzó a trabajar la idea de que la salud era un derecho para todas las personas, independiente de su condición económica. Indicó que hasta ese momento los hospitales eran instituciones de caridad, para cubrir las necesidades de las personas que no contaban con los recursos para acceder a la atención médica particular y los médicos tenían muy pocas herramientas materiales y de formación para atenderlas. «La generación del Doctor Quintela fue la que llevó a cabo con mayor destreza y gloria para los anales de la medicina esa larga trayectoria de los médicos de nuestro país», expresó.

Lo mejor de una sociedad uruguaya 

A continuación el presidente del Correo Uruguayo, Rafael Navarrine, hizo uso de la palabra para presentar el sello conmemorativo del Día del Patrimonio, «en homenaje a quien sin duda fue un ciudadano ejemplar en este país, el doctor Manuel Quintela». Añadió que rendirle tributo a Quintela es un merecido reconocimiento a una persona que tanto dio por la medicina y por la salud en el país y una forma de reconocer a su vez «a todo el personal de la salud que hoy hacen tanto por la sociedad». Seguidamente el presidente de la República, Luis Lacalle Pou y el presidente del Correo descubrieron la gigantografía del sello conmemorativo y Lacalle Pou procedió a realizar el matasellado y repartió a los integrantes de la mesa, y así el sello quedó habilitado para su puesta en circulación. 

Cerró el evento el ministro Da Silveira quien agradeció la presencia del rector de la Udelar y de dos integrantes del grupo de científicos universitarios asesores del gobierno en la emergencia sanitaria, Rafael Radi y Henry Cohen. Señaló que desde el ministerio se buscó que esta edición del Día del Patrimonio estuviera conectada con la excepcionalidad que vive el país. «De allí nació la idea de convertirlo en un homenaje, encarnado en la figura del doctor Manuel Quintela, a la profesión médica y a todos los profesionales de la salud en un sentido amplio», acotó. También, destacó el papel fundamental que los profesionales de la medicina están cumpliendo en todo el país. 

Da Silveira rescató algunos rasgos biográficos de Manuel Quintela como su llegada desde el interior del país a hacer la carrera de medicina en Montevideo, y la posibilidad a través de apoyos de perfeccionarse en Europa luego de egresado. Recordó que esto le permitió convertirse en el primer otorrinolaringólogo del Uruguay y desarrollar esa especialidad médica creando una escuela que existe en la actualidad. También recordó que Manuel Quintela fue decano de la Facultad de Medicina durante varios períodos, presidió distintas organizaciones de la sociedad, además de haber sido legislador en el Parlamento Nacional. 

«Manuel Quintela no sólo representa a la profesión médica sino también lo mejor de una sociedad uruguaya que ha sabido ser muy dinámica, creativa, con mucho impulso, que nunca se conformó con ser un pequeño país en un lugar alejado del mundo», afirmó.

El evento cerró con la proyección de un video, parte de una serie de audiovisuales elaborados especialmente para esta celebración, por el Departamento de Historia de la Facultad de Medicina y la Academia Nacional de Medicina.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios están cerrados.