Mariana Leoni, docente del Prorrectorado de Gestión, le explicó al Portal de la Udelar que el Prorrectorado presenta en sus líneas programáticas la Gestión de Campus, que tiene como objetivo generar articulaciones entre los servicios universitarios, promoviendo una optimización en el uso de los recursos, generando conexiones entre los distintos servicios universitarios y entre la Universidad y la comunidad. Esto se percibe desde las prácticas universitarias de cómo se desarrollan las diferentes acciones en la Universidad, pero también busca repensar, rediseñar el uso de los espacios universitarios, considerados tanto de los muros para adentro como para afuera. En ese sentido, afirmó, «tiene que ver con cómo pensamos la gestión edilicia, el uso de espacios abiertos y la conexión con los espacios comunes de las diferentes ciudades».

En este marco, se proyectaron, trabajando en coordinación con diferentes actores, una serie de acciones a ser realizadas en el centro Goes, donde se encuentran la Facultad de Medicina, la de Química, además del ex edificio Alpargatas, que es de uso común de las facultades. El objetivo de las actividades que se realizaron el viernes 2 y el sábado 3 de octubre fue generar instancias de uso y apropiación de los espacios abiertos, esto adquiere una connotación particular en la coyuntura actual, porque se entiende que el encuentro en los espacios abiertos garantiza mayores niveles de seguridad en lo que tiene que ver con la pandemia de Covid-19. «La idea fue generar espacios de encuentro, jornadas de trabajo, clases en el espacio abierto, mostrando las actividades que se realizan en Udelar y buscando repensar el uso de estos espacios», indicó Leoni. También se coordinó con los organizadores de las actividades del Día del Patrimonio para realizar estas jornadas de trabajo al aire libre, de forma simultánea a las actividades que tanto la Facultad de Medicina como la de Química estaban organizando para el Día del Patrimonio.

Para llevar adelante estas actividades, desde el Protectorado de Gestión trabajaron en coordinación con las Facultades del barrio Goes y en este sentido, la asistente académica de Facultad de Química, Serrana Martínez, señaló que se realizaron clases abiertas de danza y guitarras por parte del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes (IENBA) y la Escuela Universitaria de Música (EUM), porque «la idea era trasladar esas actividades a un espacio diferente y exterior y moverse del servicio», y desde la Facultad colaboraron en la gestión y la logística, agregó.  

Mientras que el sábado las actividades se realizaron en el marco del Día del Patrimonio, que como todos los años son gestionadas por la Unidad de Extensión de la Facultad, y el cambio fue la utilización de los espacios teniendo en cuenta las medidas sanitarias, se realizaron actividades en pequeños gazebos en lugar de en dos carpas grandes para lograr un mayor distanciamiento. También se realizaron talleres en el marco del proyecto La Universidad del Mañana a cargo del Prorrectorado de Gestión. «Funcionó bien y estuvo muy bueno», valoró.

Por su parte, Leoni evaluó que las actividades resultaron «muy enriquecedoras», no sólo por las que se realizaron el viernes y sábado, sino también por todo el trabajo previo, que fue «muy interesante, de mucha articulación y coordinación de diversos actores de distintos servicios: estudiantes, docentes y funcionarios de la Udelar». «Las jornadas salieron muy bien, se tomó mucha precaución en relación al cuidado al usar los espacios de forma responsable, pero poder usarlos para poder desarrollar las funciones universitarias en el espacio abierto», destacó.

Leoni resaltó la importancia de articular acciones con los servicios universitarios para este tipo de acciones, tal como sucedió con las actividades en el barrio Goes cuando se coordinó con la Dirección General de Arquitectura, el Grupo de Ensayos Urbanos de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), el Servicio Central de Bienestar Universitario, IENBA, EUM, el proyecto la Universidad del Mañana, la Facultad de Química, la Facultad de Medicina y la Unidad de Comunicación de la Universidad de la República (UCUR).

Imaginar la Universidad del mañana

Con respecto al proyecto la Universidad del Mañana, que se inscribe en el marco del Prorrectorado de Gestión, Gonzalo Correa, docente del Instituto de Psicología de la Facultad de Psicología y responsable de este proyecto, explicó que surgió en setiembre de 2019 «a través de un relevamiento de conversaciones con distintos actores institucionales para conocer qué pensaban e imaginaban en torno a la Universidad y sus propuestas de cambio y transformación». Este proyecto tiene como objetivo «provocar de manera colectiva nuevas imágenes políticas que nos ayuden a pensar la universidad de otro modo», agregó.

La Universidad del Mañana tiene dos líneas principales: la Universidad Digital y Campus Abierto, y en este marco se procura generar una serie de talleres y laboratorios donde, convocando a cualquier actor universitario, «se pueda trabajar en pro de producir una serie de imágenes políticas que alimenten nuestro imaginario político para pensar el cambio de la Universidad», sostuvo.

En este marco, el viernes 2 y sábado 3 se realizaron dos talleres dedicados a los contornos y a los entornos de la Universidad, incluidos en la línea del Campus Abierto. El taller del viernes se realizó en el edificio ex Alpargatas y consistió en «experimentar e imaginar cómo producimos espacios dentro de los edificios que permitan promover y potenciar las prácticas colectivas que se realizan en la Universidad desde el estudio, la alimentación, el ocio, el encuentro, la socialización, la investigación, etcétera». Señaló que el taller consistió en la recorrida del edificio de Alpargatas y paradas en cuatro estaciones -patio interior, hall central, bedelía y biblioteca- y en cada una de éstas se le pidió a los participantes que identificaran a través de la observación las diferentes prácticas que entendían que se realizan en esos lugares siguiendo los propios rastros materiales. También se les consignó que imaginaran qué otros espacios posibles se podían realizar y cómo potenciar aquellas prácticas que se desarrollan, que quizás en el contexto actual son minoritarias, pero que podrían tener otro protagonismo en esos entornos, agregó. Luego se hizo una puesta en común y se trabajó en los aspectos que los participantes tenían de cara a pensar y diagramar algunos problemas que emergieron de esa visualización y pensar así otro tipo de usos, explicó.

El sábado se realizó un laboratorio urbano que consistió en una recorrida en grupos por las inmediaciones de los edificios de las Facultades de Química y Medicina acompañados de un kit de exploración -guantes, bolsas, tarjetas de conceptos y otros materiales y consignas- contó Correa. Dijo que también se les pidió que tomaran fotos y realizaran breves entrevistas para «promover la interacción con la trama urbana de la cual son parte los edificios de la Universidad». Después se encontraron en un salón de la Facultad de Química y compartieron las experiencias de esas recorridas y se hizo una puesta en común para «pensar cuál es el estado de situación entre los edificios y las prácticas que se realizan en ellos y con las prácticas que se realizan en el barrio que nos invitan a seguir pensando como la Universidad se vincula», sostuvo. En breve se elaborarán informes con los puntos de vista de quienes participaron de estas instancias para contribuir en esta línea de trabajo, aclaró. 

Próximas etapas

Además, Mariana Leoni cuenta que en el marco de los intercambios del Grupo de Trabajo de Gestión de Campus (aprobado por el Consejo Delegado de Gestión) se trabajará en pro de realizar un diagnóstico de situación, conociendo experiencias de Udelar que aporten a esta perspectiva de gestión de campus para identificar dimensiones clave para pensar la Universidad a partir de esta óptica, y en ese sentido, poder presentar un documento con orientaciones para el desarrollo de la gestión de campus en Udelar pensada desde una perspectiva plural de una institución amplia con distintas características según los espacios que se ocupan. Leoni señaló que la idea es poder presentar estos planes y ampliar las interacciones con distintos actores, conocer experiencias nacionales e internacionales y, a partir de esto, aumentar la articulación entre los servicios universitarios y de la universidad con los distintos entornos.

Asimismo, la intención del Prorrectorado de Gestión, en articulación con diversos actores universitarios y acompañando los intercambios de este Grupo, es continuar trabajando con las facultades de Química y Medicina y realizar otras jornadas de trabajo que piensen el Campus Goes y las articulaciones que se dan en este espacio. Se está trabajando en la realización de un taller de ensayos urbanos que tiene el objetivo de diseñar mobiliario urbano para instalar en Goes y a futuro en otros servicios universitarios. Será un mobiliario que llame al encuentro en los espacios abiertos, que permita realizar jornadas de estudio y trabajo en el espacio abierto y que conecte con la comunidad, que sea mobiliario inclusivo y accesible. Leoni comentó que se está trabajando con el Grupo de Ensayos Urbanos de FADU para llevar adelante este workshop, que esperan concretar en las próximas semanas, y posteriormente construir el mobiliario e instalarlo, en un principio, en Goes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios están cerrados.