El año 2020, signado por la pandemia y sus correspondientes medidas sanitarias, ha provocado consecuencias como el distanciamiento social y el aislamiento, en donde las mujeres una vez más han sido vulneradas, dándose un aumento en las situaciones de violencia en los ámbitos domésticos. 

La violencia de género es un problema social vinculado a la afectación de los derechos humanos que está presente en la sociedad en su conjunto y la Udelar no es ajena a la misma. 

Ante este fenómeno, la Universidad de la República estuvo activa en cuanto a diseñar nuevas estrategias para lograr cercanía con el demos universitario y brindar asesoramiento y prevención. Dentro de dichas estrategias se encuentra enmarcada la campaña desarrollada entre la Comisión Abierta de Equidad y Género (CAEG) y Bienestar Universitario, denominada “Juntxs podemos salvar vidas” para evitar la violencia en los hogares y que tuvo como lema: “Si entre todxs nos cuidamos del coronavirus, también cuidémonos de la violencia”.

La Udelar actualmente cuenta con varios espacios donde se diseñan y ejecutan políticas sociales para la prevención de la violencia contra la mujer en la institución. Se destacan la CAEG, la Comisión Central de Prevención y Actuación ante el Acoso y la Discriminación (CPAAD), la Comisión Central de Cuidados, así como las distintas comisiones formadas en facultades, institutos y servicios universitarios.

El Servicio, como espacio referente en materia de políticas sociales de bienestar e inclusión, busca contribuir e incorporar una perspectiva de derechos a través de sus acciones cotidianas, que respete la diversidad humana, promueva la inclusión y evite la vulneración por condiciones que generan desigualdades.

Bienestar Universitario propone problematizar desde una mirada interseccional, vinculando aquellas condiciones que ocasionan una mayor vulneración de derechos. Estas violencias se traducen en una expresión de desigualdad que transversaliza especialmente a mujeres, pero también a niñas, niños e incluso a varones. Existen múltiples situaciones que acentúan las vulneraciones, tales como el nivel socioeconómico, encontrarse en privación de libertad o en situación de discapacidad, entre muchas realidades.

En esta edición del 25 de noviembre, el Servicio propone tomar posición desde una perspectiva integral de los sujetos y entender la diversidad como aspecto enriquecedor de una sociedad (para posicionarse distante de estereotipos cargados de sentido discriminador).

En ese sentido, todas y todos tenemos el compromiso de dar nuestro aporte cotidiano a la deconstrucción de las masculinidades hegemónicas y a generar espacios más saludables en la Udelar desde el punto de las relaciones humanas.

Acceder a las acciones del Servicio referidas a la temática

Los comentarios están cerrados.