El organismo señaló que superaron por primera vez a los de pulmón y que comenzará a realizar una serie de consultas con el objetivo de reducir las muertes por esta causa, mejorar la detección precoz y garantizar el acceso a una asistencia sanitaria “de calidad”.

Por ello, el organismo de las Naciones Unidas comenzará a realizar una serie de consultas con el fin de establecer una nueva iniciativa mundial para el cáncer de mama, la cual espera lanzar a lo largo de 2021. El objetivo es reducir las muertes por esta causa, mejorar la detección precoz y garantizar el acceso a una asistencia sanitaria “de calidad”.

En las últimas dos décadas, el número total de personas diagnosticadas de cáncer casi se duplicó, pasando de unos 10 millones de pacientes en 2000 a 19,3 millones en 2020. Actualmente, una de cada 5 personas en todo el mundo desarrollará cáncer durante su vida, si bien la previsión es que se van a incrementar los diagnósticos en los próximos años, llegando a duplicarse la incidencia en el año 2040.

Asimismo, el número de muertes por cáncer también aumentó, pasando de los 6,2 millones en 2000 a los 10 millones en 2020. En la actualidad, se calcula que más de una de cada seis muertes se debe al cáncer. Si bien los cambios en el estilo de vida, como las dietas poco saludables, el sedentarismo, el consumo de tabaco y de alcohol contribuyeron al aumento de la carga del cáncer, una proporción significativa también puede atribuirse al aumento de la longevidad, ya que incrementa el riesgo de desarrollar la enfermedad.

Diagnóstico tardío y falta de acceso a terapia agravados por la pandemia

Por otro lado, el organismo alertó que la pandemia de COVID-19 exacerbó los problemas del diagnóstico en etapa tardía y la falta de acceso al tratamiento, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos. Asimismo, y además de tener que lidiar con la interrupción de los servicios, las personas que viven con cáncer también tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad grave por COVID-19 e, incluso, de morir.

Una encuesta de la OMS realizada en 2020 indicó que el tratamiento del cáncer se había interrumpido en más del 40% de los países encuestados durante la pandemia. Unos hallazgos que fueron respaldados por estudios publicados que indican que los retrasos en el diagnóstico son comunes, mientras que las interrupciones y el abandono de la terapia han aumentado significativamente. Mientras tanto, la inscripción en ensayos clínicos y la producción de investigación han disminuido.

Los comentarios están cerrados.