El Portal de la Udelar dialogó acerca de esta formación, con la directora del Departamento de Enfermería Comunitaria, Esther Lacava, con la directora de la Unidad de Enseñanza Virtual de Aprendizaje (UNEVA), Carolina Rodríguez Enríquez, y con Andrea Lucas, directora del Centro de Posgrados de Educación Permanente, de la FENF.

Proceso de trabajo

Lucas indicó que en el 2020, en el marco de la pandemia, cuando se comenzó a plantear la posibilidad de que llegaran las vacunas, el equipo de posgrado de la FENF comenzó a pensar que se necesitaba una formación que apuntara a la vacunación para COVID-19. Luego de este proceso inicial el grupo trasladó la idea al Departamento de Enfermería Comunitaria, donde comenzó el trabajo en equipo. Se concluyó que la propuesta más viable era un curso que formara a las personas que ya estaban preparadas, para las necesidades propias y particularidades de la vacunación para COVID-19. La formación se enmarca en un Curso de Educación Permanente de Facultad de Enfermería, coordinado desde el Centro de Posgrados de la FENF.

Lacava señaló que el decanato de FENF, a través de la decana Mercedes Pérez, junto con el departamento de Enfermería Comunitaria de la Facultad, trabajaron en en la planificación de la propuesta para definir los contenidos y el diseño de la misma. Explicó que el Departamento de Enfermería Comunitaria en conjunto con los docentes priorizaron algunos temas que consideraron fundamentales como la vacunación segura y la cadena de frío, para conservar las vacunas de COVID-19 que iban a llegar al país. Otro tema que seleccionaron fue la comunicación para promover y motivar a la población a vacunarse.

Apuntó que se decidió que la formación se desarrollara en modalidad virtual por el contexto de pandemia y con el gran objetivo inicial de que llegara a todos los departamentos del país, que ninguno de ellos se viera en la imposibilidad de vacunar por no tener personal formado. Para ello, luego de definidos los contenidos del curso, se los enviaron a la Unidad de Enseñanza Virtual y de Aprendizaje (UNEVA), de la FENF, donde Carolina Rodríguez los adaptó y organizó para la plataforma virtual, transformándolos en contenidos multimedia.

Rodríguez apuntó que el equipo de UNEVA trabajó en conjunto para diseñar un aula virtual y construyó el curso en formato autoadministrado, autogestionado y como Recurso Educativo Abierto. Recordó que a partir de un trabajo que la FENF realiza desde 2011 con el nodo virtual del MSP, surgió la posibilidad de que el curso pudiera estar alojado en el campus virtual de la OPS. El Campus permite que, con el único requisito de registrarse en la plataforma, los participantes puedan acceder al curso, lo que facilita que este llegue a un mayor número de personas de distintos países, sin el trámite burocrático que presentan muchas veces los procesos académicos comunes. Además al culminar la carga horaria total, automáticamente se emite al estudiante, un certificado único que acredita la culminación del curso.

Informó que la propuesta está diseñada en cuatro unidades que permiten, a los participantes, tener el marco conceptual necesario para la gestión del plan de vacunación contra la Covid-19. La principal ventaja del curso es que no requiere presencialidad y tiene una total flexibilidad de horarios, lo que hace que cada estudiante pueda determinar el tiempo requerido para completarlo. Rodriguez resaltó que todos los materiales del curso son con licencia creative commons, realizados en más de un formato, (PDF, video, entre otros). Además, dentro de cada unidad hay un formulario de autoevaluación, el usuario tiene que llegar a un mínimo de un 80% de las respuestas correctas, para poder avanzar a la próxima unidad.

Lacava explicó que el curso está orientado a auxiliares de enfermería, vacunadores, licenciados en enfermería y estudiantes del área de la salud. Indicó que en principio pensaron que debería ir dirigido a vacunadores y a licenciados en enfermería que son los que están habilitados para vacunar, no obstante la capacitación también generó interés en otras personas que desempeñan tareas en el área, como médicos, odontólogos y técnicos en salud. Por este motivo en el proceso, la población que podía inscribirse se amplió a todos los integrantes de los equipos de salud y al público en general. La directora consideró que esto fue un acierto ya que les permitió a los participantes, recibir una información importante más allá de que estuvieran habilitados a vacunar o no.

Andrea Lucas relató que luego de diseñado el curso, un desafío para los servicios de la FENF involucrados en la propuesta fue cómo ofrecerlo para que fuera accesible. Explicó que cuando una formación se desarrolla a través de la plataforma de la Facultad, requiere un período de inscripción y procesos diferentes y un poco más complejos. Señaló que en esa etapa intercambiaron acerca de la posible solución para garantizar la accesibilidad del curso. La decana de la FENF ya había tenido contactos con la OPS de Uruguay para que el organismo colaborara con los proyectos de apoyo de la Facultad a los procesos de mejora de salud de la comunidad en Pandemia, el curso de nivelación era uno de ellos. Fue así que surgió la idea de que el curso estuviera alojado en el campus virtual de la OPS por su accesibilidad.

Otro de los retos fue dar difusión al curso. Rodriguez explicó que UNEVA hizo una campaña de comunicación muy fuerte especialmente por las redes sociales, en conjunto con el Centro de Posgrados. Aclaró que esta campaña no contó con más recursos que la carga horaria que tienen los docentes de la FENF involucrados en la propuesta, no hubo un convenio que la financiara.

Lucas señaló que parte del éxito del curso radica en este trabajo y acotó que quien diseñó la campaña gráfica de expectativa y de difusión para redes fue la Diseñadora gráfica Natalia Igarzabal. Añadió que la difusión a través de las redes sociales se ha mantenido y ahora se enfoca en hacer visibles los logros, «lo que sumado al trabajo de planificación previa, explica el éxito en cuanto a la gran población que realiza el curso», expresó. Señaló que esto dejó un gran aprendizaje a la FENF. «Hay estrategias potentes y que nos visibilizan como profesión», indicó.

Antecedentes

Carolina Rodríguez indicó que desde el año 2009 funciona un programa de formas virtuales de aprendizaje, unificado y estandarizado desde la Comisión Sectorial de Enseñanza (CSE) de la Udelar, a partir del cual la Universidad logró no cerrar sus puertas en 2020, y la FENF incorporar una valiosa experiencia. Este aprendizaje es el que permitió a la Facultad llevar adelante esta propuesta, «que por lo sencilla es lo más complejo de realizar», expresó. Añadió que se logró brindar «un curso masivo y auto administrado con contenidos claros, sencillos, cortos, pertinentes y adaptados, dirigido a vacunadores y licenciados de enfermería pero que también lo pueda hacer cualquier persona de la población». Resaltó que la propuesta atraviesa las funciones universitarias, enseñanza, investigación de las propias prácticas, y extensión.

Recordó asimismo que otro antecedente muy potente de esta propuesta fue la articulación y trabajo en equipo del Centro de Posgrado, el Departamento de Enfermería Comunitaria y la UNEVA que comenzó en 2017. Ese año a partir del MSP, el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (INEFOP), lanzó un llamado a cursos que fueran masivos, auto administrados y con materiales didácticos con licencia creativ commons. La FENF se presentó a uno de estos llamados y lo ganó. A través de este llamado la Facultad terminó capacitando en un curso enmarcado en educación permanente, a 35.000 profesionales de las ciencias de la salud del Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS), en las áreas de gestión de servicios de salud y primer nivel de atención.

Lucas señaló por otra parte que el departamento de Enfermería Comunitaria en el marco de posgrados de Educación Permanente de la FENF, realiza desde hace años, un curso de formación de vacunadores, muy exitoso y requerido, por su gran calidad. Lacava apuntó que este curso se hace en coordinación con la Lucha Antituberculosa del Ministerio de Salud Pública (MSP), que aporta algunos de docentes a la formación. Además el Departamento de Enfermería Comunitaria de FENF coordina también con el MSP por la realización de las prácticas ya que estas se desarrollan en el primer nivel de atención del organismo, donde se encuentran la mayor parte de los vacunatorios. Lacava señaló que en este marco, el Departamento apoyó al inicio de la pandemia, la campaña de vacunación de la gripe del MSP. Este trabajo previo generó un estrecho vínculo entre la FENF y el MSP lo que permitió que ambas instituciones coordinaran en varios aspectos del curso de nivelación.

Algunos números

Rodríguez, como referente de Facultad de Enfermería ante la OPS, es quien accede a la estadística diaria y semanal del Curso. Recordó que el 1° de marzo en la mañana, este quedó disponible en el campus virtual de la OPS, y el anuncio de que llegaban las vacunas a Uruguay fue ese mismo día a la tarde. En las primeras 24 horas del curso, este tuvo 1000 inscriptos, la mayoría vacunadores y licenciados en enfermería de Uruguay. Señaló que en particular no les llamó la atención las características de estos inscriptos. Indicó que se trata de una población en su mayoría de género femenino,como sucede en la profesión de enfermería, con un promedio de edad que coincide con el de los trabajadores de la salud, activos, universitarios, con experiencia en vacunas, y que refleja la confianza de los graduados de la Udelar en el servicio de referencia.

Resaltó que en la actualidad están transitando la cuarta semana del curso y este tiene casi 4000 personas inscriptas. Muchos ya lo terminaron y recibieron su certificado y los que no lo finalizaron pertenecen a los perfiles de personas que se sumaron a la formación para la búsqueda de información. Acotó que los expertos evalúan el curso como un éxito, manifiestan que los contenidos son claros y válidos, lo que es muy interesante para la FENF. Hoy hay otros 14 países realizando el curso, uno de ellos Colombia, que tiene 100 personas inscriptas y 95 de ellas ya tienen el certificado de aprobación.

Subrayó que la formación incluye una evaluación de los participantes, a través de la que se indaga acerca de la calidad de los temas que se abordan, de los recursos que se ofrecen y de las actividades que se realizan. Un 92% de los participantes evalúa el curso como de excelencia y manifiesta que no fue necesario solicitar ayuda para realizarlo. Un 80 % de los participantes hizo el curso desde su casa, y dicen que las mayores ventajas fueron el acceso, la diversidad y claridad de las fuentes fidedignas y la autonomía y la libertad para realizarlo.

Los comentarios están cerrados.