La historia de este proyecto comenzó el 14 de marzo de 2020, un día después que se declaró la emergencia sanitaria en Uruguay por la COVID-19. Sebastián recordó que ese día decidieron armar un servidor del video juego Minecraft, que está pensado para crear, construir en base a bloques y otros recursos que aporta el juego. Acotó que jugaban al Minecraft desde hace 10 años, veían videos y buscaban nuevas ideas para jugarlo, así que estaban familiarizados con sus posibilidades. El proyecto se originó como entretenimiento en el tiempo en el que estuvieran suspendidas las clases, porque pensaban que la pandemia iba a extenderse una o dos semanas nada más. Luego que comenzaron surgió la idea de que dentro del servidor construyeran con Minecraft algunos sectores de la Facultad. 

Inicios

Nicolás relató que comenzaron haciendo el salón 307 que era el que más conocían y luego continuaron con la reconstrucción de todo el piso tres de la Facultad. Desde fines del 2020 rondaba la idea en el grupo de reconstruir todo el edificio de la Facultad pero la venían descartando porque algunos consideraban que era inviable ya que les llevaría mucho tiempo. Fue a principio de 2021 que se decidieron a retomar el proyecto en forma más seria y terminarlo, luego de varios meses en los que no pudieron hacer nada porque se encontraban en período de parciales y exámenes. Siguieron con el edificio principal, se fue sumando más gente al trabajo, personas que aportaban fotos del edificio y que apoyaban la tarea de reconstrucción.

Joaquín recordó que primero comenzaron a reconstruir la Facultad de memoria, como la conocían, después comenzaron a conseguir fotos, hasta que les compartieron un modelo en 3D del edificio realizado con un dron. Además tuvieron autorización de realizar dos visitas a la Facultad, grabar y filmar los detalles de los distintos espacios para poder reconstruirlos en el juego.

Sebastián acotó que el trabajo se difundió mucho por las redes en especial a través de Twitter y se enfocaron en finalizarlo porque querían que estuviera pronto para el comienzo de clases de 2021. El objetivo en febrero de ese año fue tener finalizada una estructura base de los salones para que los estudiantes que ingresaban o que concurrían por primera vez en forma presencial a la Facultad a rendir exámenes o parciales, pudieran ubicarse dentro del edificio.

Sofía añadió que además por aquellos meses se había empezado a manejar la posibilidad de mostrar el juego en las actividades introductorias organizadas para los estudiantes que ingresaban en 2021. Entiende que esto fue lo que empezó a hacerles ver que el juego podría tener otras utilidades. En la actualidad los estudiantes se encuentran ya en la etapa final de reconstrucción del edificio de la facultad.

Han tenido varias instancias de difusión y utilización del juego, con fines de apoyo a los nuevos estudiantes, desde febrero de 2021, una de ellas fue el período introductorio de los estudiantes que ingresaron a la Facultad en 2021. Otra actividad fue organizada de cara a los parciales y exámenes, con el objetivo de ayudar a los estudiantes a ubicar los salones donde rendirían los mismos. También llevaron adelante una propuesta con el juego antes de las elecciones universitarias que se desarrollaron en setiembre, publicaron una serie de videos en las redes sociales que apuntaban a explicar a los estudiantes que votaban en la Facultad, como llegar a cada uno de los circuitos electorales.

El proyecto

El juego construido por los estudiantes de Fing permite encerrar, la oportunidad que aporta la tecnología de Minecraft de crear de manera más fácil y con bloques llamados legos, en un entorno controlado, un servidor. Los creadores pueden modificar y recrear como quieran este entorno, usando los materiales que Minecraft les da. Por otra parte el acceso está abierto para que las personas puedan entrar pero no están habilitadas a realizar ningún cambio, pueden hacer una recorrida por el edificio de la Facultad y desde hace poco también se incluyen desafíos. Algunos de ellos son preguntas de múltiple opción y misiones entre las que se puede encontrar hacer el recorrido desde algún lugar a otro de la Facultad o a algún comercio del entorno a pedido de alguna de las personas que aparecen en el juego. En el recorrido virtual del edificio de la Fing los estudiantes incluyeron una serie de «guiños», al incorporar algunos personajes de la vida cotidiana de la Facultad, como profesores, grupos de estudiantes jugando al truco, entre otros. Con esto buscan que en la reconstrucción «la Facultad no sea solamente el edificio seco sino que también se respire el mismo aire, que esté la panadería, el ambiente, el entorno que vivimos los que estudiamos en la Fing», expresó Sebastián.

Para subsanar las limitaciones que podía tener el juego Minecraft para reconstruir el edificio de la Facultad con todas sus complejidades y particularidades, se valieron de la imaginación. Recrearon los elementos del edificio que no existen en Minecraft como las cañerías o las computadoras de la sala de computación, utilizando piezas del juego que fueran similares y en unos pocos casos tuvieron que «editar» los legos o bloques, algo parecido a pintarlos en la superficie para cambiarles la textura. 

Los estudiantes instrumentaron una vía a través de discord, un servicio de mensajería instantánea freeware, para informar a las personas que quieran acceder al juego acerca de cómo entrar al servidor y qué recursos tienen que descargar.

Los comentarios están cerrados.