En la conferencia hicieron uso de la palabra familiares, autoridades y representantes de la Agremiación Federal de Funcionarios de la Universidad de la República del ISEF (AFFUR ISEF) y de la Asociación de Docentes de la Uni­versidad de la República del ISEF (ADUR ISEF).

Gianfranco Ruggiano, director de ISEF, agradeció a al colectivo de AFFUR ISEF por «mantener vigente este reclamo absolutamente legítimo de justicia y de que deje de quedar impune un asesinato en nuestro país». Consideró fundamental el hecho de que la institución todos los años se toma un tiempo para explicitar el reclamo de conocer la verdad acerca de este asesinato, que también se hace visible hoy en las paredes del edificio. Ruggiano anunció que ese día estaría en consideración de la Comisión Directiva de ISEF, nominar la sala de actos del ISEF, Miriam Mazzeo Soto, como una forma de homenaje y de reconocimiento institucional del reclamo de justicia. «A esta institución la atraviesa este asesinato y lo que hagamos no es más que lo que está a nuestro alcance y lo que corresponde que hagamos», expresó.

La representante de AFFUR ISEF leyó la proclama del gremio en la que expresaba: «Entendemos que el asesinato de Miriam debería ser un problema y una preocupación de toda la Universidad. En este contexto en el que nos encontramos bastante solos, parte de nuestra lucha es no darnos por vencidos, porque hay una familia que espera que cada año transitado sea el último que nos encuentre por este reclamo de justicia». «Desde nuestro colectivo seguiremos luchando por esta causa hasta que efectivamente se concrete ese último día que nos convoque», concluyó.

Mazzeo, que al momento de fallecer tenía 49 años y era directora de Recursos Humanos del Instituto de Educación Física de la Udelar, murió al explotar una bomba que le llegó por encomienda a su domicilio el sábado 3 de octubre del año 2009. En la explosión en la que Miriam Mazzeo perdió la vida, la casa sufrió un derrumbe parcial, a raíz del cual también resultó lesionado un adolescente de 14 años amigo de su hijo.

Los comentarios están cerrados.