El ISC es una organización no gubernamental global que reúne a 40 uniones y asociaciones científicas internacionales y más de 140 organizaciones científicas nacionales y regionales. Según se informa en su sitio web, busca «promover la ciencia como un bien público mundial. El conocimiento, los datos y la experiencia científicos deben ser de acceso universal y sus beneficios deben ser compartidos universalmente. La práctica de la ciencia debe ser inclusiva y equitativa, también en oportunidades para la educación científica y el desarrollo de capacidades».

Ciencia como bien público y derecho humano

Sobre este reconocimiento, la doctora en Sociología puntualizó que no lo toma como tal sino «como una oportunidad, un desafío, que además se da en un momento muy particular de nuestra región y del mundo donde sin duda la ciencia tiene un papel central a desempeñar, la ciencia en general y las ciencias sociales en particular, y eso quedó muy claro en el marco de la pandemia de Covid-19». Para la investigadora su nombramiento es «un reconocimiento al desarrollo de las ciencias sociales en América Latina y el Caribe, que fue muy importante en los últimos años, y un reconocimiento al Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), donde me desempeño como secretaria ejecutiva desde 2018. CLACSO es la red de redes y centros más grande de nuestra región y también a nivel mundial, en el campo de las ciencias sociales y las humanidades». 

Este nuevo rol, que cumplirá durante tres años, es para Batthyány una oportunidad en momentos en que enfrentamos «desafíos globales que requieren una voz mundial fuerte para la ciencia, una voz que esté muy comprometida con quienes hacemos ciencia en las distintas disciplinas y distintos países, pero también con quienes desde la investigación científica queremos influir directamente en las políticas públicas de nuestros países. Es también una oportunidad para enfatizar la idea de la ciencia como un bien público, como un derecho humano».

Al respecto de la organización, Batthyány recordó que el Consejo Científico Internacional (por su denominación en español) «trabaja a nivel mundial para catalizar y convocar la experiencia, el asesoramiento y la influencia de los científicos sobre cuestiones de interés, tanto para la ciencia como para la sociedad». En este sentido, entiende que la relación entre la ciencia y la sociedad está permanentemente planteada. ISC es una organización no gubernamental global que surge de la fusión en 2018 del Consejo Internacional para la Ciencia (ICSU) y el Consejo Internacional de Ciencias Sociales y «hoy es la única organización no gubernamental internacional que reúne a las ciencias sociales y naturales y es la organización científica mundial más grande de su tipo», afirmó.

Al referirse a los objetivos que se plantea para este periodo, hasta el 2024, señaló que considera importante trabajar en el impulso de la idea de «la ciencia como bien público y como un elemento clave para el desarrollo de sociedades más justas, más equitativas y más inclusivas» porque la ciencia puede y tiene que marcar una diferencia para garantizar este tipo de sociedades, subrayó. En este sentido, explicó que en este período se impulsará la idea de «una voz global para la ciencia comprometida con las sociedades de nuestros países». Asimismo, particularmente en el contexto de la pandemia por Covid-19, la investigadora remarcó que la ciencia es un elemento central para el desarrollo porque  quedó evidenciado su valor en el Uruguay y en el mundo. Por eso, resumió que los desafíos para estos tres años se relacionan con la ciencia como bien público, las sociedades y los desafíos post pandémicos así como el medio ambiente y el cambio climático y el cambio social en general a nivel de los distintos países.

También destacó la idea de «noción de interdependencia» que se refleja en organismos de este tipo porque «las soluciones que se puedan promover y las alternativas que se puedan buscar nunca son a nivel nacional sino que se deben pensar a nivel regional e internacional y entender que todos y todas, en definitiva, somos interdependientes». 

Multidisciplina y perspectiva de género

Además, remarcó su especial compromiso vinculado a impulsar la perspectiva de género y la mirada feminista en todos estos temas y particularmente, problematizar la participación de las mujeres en el ámbito de las ciencias y seguir impulsando políticas que promuevan la equidad en estos puntos, indicó. Batthyány valoró que para las investigadoras en general este es un tributo muy importante que pone en evidencia la importancia de la participación de las mujeres en todos los campos científicos. «Esto por supuesto también tiene que ver con la Universidad de la República, con la presencia de nosotras las mujeres en las distintas estructuras universitarias y la necesidad de seguir impulsando una representación: una participación equitativa de varones y mujeres en los distintos ámbitos de la Udelar». 

Destacó que entre los miembros electos para la Junta de Gobierno, es la única latinoamericana que proviene del área de las ciencias sociales, también integra la Junta una investigadora de Brasil pero pertenece a otro campo de conocimiento. Como desafío principal de su trabajo en este espacio, identifica el de continuar impulsando el desarrollo y crecimiento de las ciencias sociales en el mundo y en la región latinoamericana y caribeña y el reconocimiento del aporte que estas disciplinas tienen para hacer en todos los temas de las sociedades.

La importancia de ese aporte se hizo evidente en el contexto de pandemia donde al comienzo las preocupaciones estaban enfocadas principalmente al campo de la medicina y de la salud en general, explicó. No obstante fue «fundamental y absolutamente indispensable el aporte que realizaron las ciencias sociales para mostrar los impactos que tiene una pandemia de este tipo en el día a día de todos y de todas y en los distintos ámbitos de la vida en sociedad». Precisamente esa es la idea que pretende llevar adelante, poner en valor la participación de las ciencias sociales en el campo científico actual, los aportes que estas ciencias puedan realizar, particularmente en América Latina. Añadió que se plantea realizar esta tarea según la forma de desarrollar conocimiento y de analizar en situación las distintas problemáticas que es propia de América Latina. Asimismo, apunta a poner en valor la mirada del «Sur global», en el enfoque de los problemas, de las investigaciones, de los desarrollos científicos necesarios. 

Según palabras del presidente entrante del ISC, Peter Gluckman, la membresía de la Junta de Gobierno refleja la multidisciplinariedad de la base de miembros del Consejo, así como la diversidad regional y de género. Batthyány opinó que este es un avance absolutamente necesario e indispensable, «no podemos hoy pensar en la gobernanza de una institución de este tipo que no tenga justamente una mirada desde las distintas disciplinas, desde las distintas regiones y también por supuesto desde la cuestión de género». Agregó que al considerar las personas que resultaron electas, estas perspectivas parecerían estar presentes porque hay participación de representantes de las distintas regiones, de siete mujeres en un total de diez integrantes, y también de los distintos campos científicos. «Quizás tenemos que pensar a futuro también cómo fortalecer la mayor presencia de las ciencias sociales en este espacio de trabajo», puntualizó.

Finalmente reiteró que este nombramiento significa «una importante oportunidad y desafío para poder impulsar esta idea de la ciencia como un bien público global y la ciencia como un derecho humano accesible para todas y todos».

Los comentarios están cerrados.