El Grupo «Memorial de Mujeres» está integrado por mujeres luchadoras sociales, gremiales, culturales y políticas que fueron reprimidas en su doble condición de luchadoras y de mujeres, privadas de su libertad, detenidas, torturadas y recluidas en condiciones inhumanas durante el Terrorismo de Estado en Uruguay. 

En la actividad, que se llevó a cabo en la Avenida de las Leyes y Colombia, frente al Palacio Legislativo, cantó la Murga Perlita Cucú. Luego de su actuación se desarrolló el intercambio en ronda, con palabras de las integrantes del grupo «Memorial de Mujeres» y lectura de mensajes de las personas que se hicieron presentes para compartir el momento. También participaron del encuentro la alcaldesa del municipio B, Silvana Pissano y el alcalde del municipio C, Jorge Cabrera.

Meza recordó el trabajo que el colectivo «Memorial de Mujeres» realiza desde el 2019 para concretar un espacio de Memoria para las mujeres ex presas políticas que llevó a la colocación de la piedra fundamental el 3 de octubre de 2019. «Después de tantas décadas estas compañeras todavía siguen invisibilizadas», expresó y acotó que «aún no existe ni un solo memorial para ellas en todo el Uruguay». Señaló que la idea de la ronda de intercambio es «visibilizar que  la memoria y el memorial están pendientes». Añadió que tiene que haber desde el Estado «un reconocimiento de su rol como mujeres luchadoras y que se visibilice ese aporte». 

Yvonne Klinger, integrante del colectivo «Memorial de Mujeres», resaltó el apoyo que han recibido del Área de Derechos Humanos (DDHH) de la Sceam. Asimismo recordó  que han trabajado con el área de DDHH de la Udelar en otras iniciativas como en el proceso en el que un grupo de 28 mujeres expresas políticas, en el 2011 realizó una denuncia penal con respecto a la violencia sexual sufrida durante el periodo de su detención. Klingler añadió que «hace más de diez años presentamos esta denuncia y todavía no hay ninguna persona condenada».  El 18 de marzo acompañadas por el área de DDHH de la Sceam tuvieron la posibilidad de presentar su caso en una audiencia pública en la Comisión Interamericana de DDHH, «solicitando justamente que nos escuchen porque hace diez años que golpeamos puertas a nivel de la justicia en Uruguay y esas puertas siguen cerradas», narró Klingler.

Sobre el memorial, Klinger destacó que es importante para el colectivo, «y creo que es importante para todas las mujeres y toda la gente de Uruguay para que sepan que eso sucedió», expresó. Por su parte, Osimani, también integrante del grupo de mujeres ex presas políticas, consideró que el memorial puede ser «un simbolo que ayude a los jóvenes a entender que fue lo que pasó de manera de que nunca más haya terrorismo de Estado».

Fuente: Página web de Sceam

Más información

Los comentarios están cerrados.