De León es profesora agregada de la Unidad del Nivel Profesional de la EN. Es licenciada en Nutrición, con una Maestría en Nutrición Clínica. Además realizó tres especializaciones: Nutrición en la infancia y la adolescencia, Enfermedades crónicas no transmisibles y Gestión en servicios de salud. Es directora de la escuela desde 2016.  

En la instancia, el rector de la Udelar, Rodrigo Arim, dio inicio a la sesión, recordó que para que resultara electa o electo el futuro jerarca  de la institución era necesario que obtuviera dos tercios de los votos. En el espacio de media hora, establecido para que los claustristas tengan la oportunidad, si así lo quieren, de postular a otro candidato o candidata, el orden docente fundamentó su voto por Myriam de León. Por su parte los egresados presentaron un documento en el que expresan las necesidades e inquietudes del órden y también apoyaron a De León.  

Se procedió a la emisión de los votos, el resultado fue unánime a favor de la reelección de De León como directora de la Escuela de Nutrición, 12 consejeros docentes, 8 egresados y 6 estudiantes presentes, votaron afirmativamente. 

Luego de ser proclama como directora De León dirigió unas palabras a los presentes. «Este es un momento muy importante para nuestra institución, la elección de las autoridades es una instancia democrática de uso de la autonomía y el cogobierno universitario», expresó. Destacó que la gestión de estos años fue fruto del trabajo colectivo y agradeció a los funcionarios Técnicos, Administrativos y de Servicios, que con su continuidad a lo largo de las distintas direcciones de la institución, «sostienen todo nuestro andar »

Resaltó también el trabajo de los docentes, que se capacitaron para dar respuestas a las necesidades de los estudiantes en el marco de la pandemia, con lo que lograron que el 92% de los cursos pudieran seguirse dictando desde el 13 de marzo de 2020 cuando se declaró la pandemia en Uruguay. Asimismo hizo hincapié en el papel de los estudiantes «que son nuestro motor» y de los egresados, «colegas en el medio que nos retroalimentan en todo el proceso de formación de los estudiantes».

De León señaló algunos logros como el nuevo edificio, una evaluación institucional reciente que les permite contar con insumos para avanzar y que la matricula de la EN se duplicara en los últimos años y destacó que son producto del esfuerzo de todas y todos. En cuanto a los retos que le quedan por delante a la institución indicó que alguno de ellos son adecuar el plantel docente a la matricula estudiantil aumentada, llegar más a las distintas regiones del interior del país y traspasar los límites del Uruguay y pensar la internacionalización de la educación. 

En su propuesta para el próximo período, la profesora De León concibe la gestión universitaria «como un proceso global, complejo, integrador y generador» que requiere de la conjunción de principios, modelos, procedimientos y estilos gerenciales que garanticen un desarrollo sostenible de la organización para el cumplimiento de las funciones de enseñanza, investigación y extensión. 

La EN tiene como misión «contribuir desde sus respectivas competencias, a alcanzar la seguridad alimentaria y nutricional de la población del país», y en este sentido debe «liderar la formación de profesionales en Alimentación y Nutrición Humana a nivel nacional y regional, mediante la excelencia académica y el compromiso ético, a partir de procesos educativos innovadores que integran la docencia, la investigación y la extensión, con recurso humano altamente calificado y recursos materiales especializados», señala en su propuesta.

Las acciones que plantea De León para este período se enmarcan en la proyección hacia un campus universitario en Parque Batlle de Montevideo y el proceso de departamentalización académica de los Centros Universitarios Regionales donde la EN se encuentra inserta (Centro Universitario de Tacuarembó y Centro Universitario de Paysandú). 

Otra de las líneas de trabajo que se plantea es el fortalecimiento de la sistematización y registro de todos los procesos en las distintas áreas administrativas de la institución. En cuanto a la esfera de la tarea docente plantea la mejora de los espacios de trabajo, la profundización de la formación de grado y posgrado y el desarrollo de la carrera docente contemplando lo estipulado por el Estatuto del Personal Docente vigente desde enero de 2021 y la formación de los y las docentes en diferentes líneas académicas. Como parte sustancial del desarrollo institucional, señala la necesidad de trabajar para «el logro de docentes con alta dedicación horaria o que aspiren a cargos de dedicación total para el desarrollo de distintas funciones universitarias». También detalla acciones para fortalecer la investigación y la extensión.

 
 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios están cerrados.