La Tercera Conferencia Mundial de Educación Superior (CMES) se realizará del 18 al 20 de mayo de 2022 en Barcelona, España, con el objetivo de «trazar una visión renovada de la educación superior en la próxima década». El evento reúne a representantes de universidades, gobiernos, organismos multilaterales, el sector privado y la sociedad civil.

Los ejes temáticos para esta conferencia son: (1) el impacto de la COVID-19 en la educación superior; (2) la educación superior y los Objetivos de Desarrollo Sostenible; (3) la inclusión; (4) la calidad y la relevancia de los programas; (5) la movilidad académica; (6) la gobernanza; (7) la financiación; (8) la producción de datos y conocimientos; (9) la cooperación internacional; y (10) el futuro de la educación superior.  

Desde el lunes 16 de mayo el rector de la Udelar, el presidente del Servicio de Relaciones Internacionales de la institución, Gonzalo Vicci, y otras autoridades universitarias, participan de las actividades preliminares de esta conferencia, en Madrid y Barcelona.

La visión latinoamericana

La Udelar integra el Espacio Latinoamericano y Caribeño de Educación Superior (ENLACES), que nuclea a diversas organizaciones de educación superior (ES) de la región, tales como la Asociación de Universidades del Grupo Montevideo y la Unión de Universidades de América Latina.

ENLACES celebró el 31 de marzo y 1° de abril su segunda Conferencia General, como antesala de la III CMES.  A partir de este encuentro se generó un documento que resume los planteos de las universidades latinoamericanas sobre la ES al participar del evento mundial organizado por UNESCO. 

El documento expresa algunos principios que «constituyen una base ineludible para la adopción de las
definiciones de la III CMES», a saber:

● La ES como un bien público social, un derecho humano y universal, y un deber del Estado.

● El conocimiento constituye un bien social y colectivo, que debe democratizarse en su acceso y uso. El mismo es esencial para garantizar los derechos humanos básicos e imprescindibles para el buen vivir de nuestros pueblos, la construcción de una ciudadanía plena, la emancipación y la integración solidaria latinoamericana y caribeña.

● La ES debe ejercer su vocación cultural y ética con la más plena autonomía y libertad. El ejercicio de la autonomía derecho históricamente legitimado de las instituciones e ES, posibilita cumplir con el papel crítico y propositivo frente a la sociedad de la ES y paradigmáticamente de la Universidad. La libertad de cátedra es condición necesaria para desarrollar las funciones sustantivas del docente, la creación de conocimientos y el compromiso con el bienestar de la población. Por ello, la defensa y el fortalecimiento de la autonomía de las IES es una responsabilidad ineludible para todos los actores democráticos de la sociedad.

● La educación no es una mercancía. Por ello, demandamos a nuestros Estados nacionales que no suscriban tratados bilaterales o multilaterales de libre comercio que impliquen concebir la educación presencial o a distancia como un servicio lucrativo, o alienten formas de mercantilización en cualquier nivel y modalidad del sistema educativo. En este contexto, también instamos a incrementar los recursos destinados a la educación, la ciencia, la tecnología y las artes en contextos de generalización de la ES y universalización del acceso.

● Inclusión, permanencia y diversidad que reconozcan la multiculturalidad de nuestros países, comunidades e instituciones. La ES representa un medio de integración, igualación y ascenso social, no un ámbito de reproducción de privilegios y estratificación social.

● La ES como conciencia crítica y compromiso con la transformación social, cultural, política, artística, económica y tecnológica de AlyC. Bajo esa convicción, sostenemos que la formación de los dirigentes del futuro debe basarse en su conciencia social y la vocación de hermandad latinoamericana y caribeña; la construcción de comunidades de trabajo donde el anhelo de aprender y la construcción dialógica y crítica del saber entre docentes y estudiantes sea la norma; el fortalecimiento de ambientes democráticos de aprendizaje donde se desenvuelvan las manifestaciones vitales de la personalidad y las expresiones creadoras sin límites de todas las manifestaciones artísticas, sociales, científicas y tecnológicas de nuestras comunidades.

● Las instituciones de ES y la consolidación de la democracia en nuestros países. Las instituciones de ES están llamadas a ocupar un papel preponderante en la promoción y fortalecimiento de las democracias latinoamericanas y caribeñas, rechazando las dictaduras y atropellos a las libertades públicas, a los derechos humanos y a toda forma de autoritarismo en la región, y construyendo positivos sistemas institucionales fuertes, representativos de la sociedad, no autoritarios y socialmente responsables.

Ver documento de ENLACES hacia la III CMES

Comunicación de UNESCO sobre esta conferencia:
«Hay 235 millones de estudiantes matriculados en la enseñanza superior en todo el mundo, una cifra que se ha duplicado con creces en los últimos veinte años y que volverá a duplicarse en la próxima década. Ante esta creciente demanda, ¿cómo garantizar una enseñanza superior de calidad, adaptada a los retos de nuestro siglo como el desarrollo sostenible? ¿Cómo podemos apoyar la movilidad académica en el mundo? ¿Qué lecciones podemos aprender de la pandemia de COVID-19?

Estas cuestiones estarán en el centro de la 3ª Conferencia Mundial de la UNESCO sobre la Educación Superior.  Reunirá a más de 1.500 participantes de universidades, gobiernos, organismos multilaterales, el sector privado y la sociedad civil para compartir sus experiencias e ideas con el fin de elaborar una hoja de ruta global común para la próxima década. La Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, el ministro español de Universidades, Joan Subirats, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, intervendrán en la ceremonia de inauguración.  

Democratizar el acceso
A pesar del notable aumento de la matriculación -con incrementos de más del 200% en 20 años en regiones como el África subsahariana, Asia central y el sur y el sureste de Asia-, las disparidades persisten. Asia oriental y sudoriental, América Latina y el Caribe tienen entre el 40% y el 50% de un grupo de edad matriculado en la enseñanza superior. En Asia central y meridional la cifra es sólo del 25%. Y la cifra se reduce al 9% en el África subsahariana.  

Ampliar el acceso a la educación es necesario, pero también tiene importantes implicaciones logísticas y presupuestarias para los gobiernos, especialmente en los países en desarrollo. En muchos países se tiende a aumentar las tasas académicas y otros costes indirectos, pero esto supone una carga financiera para los estudiantes y sus familias.  

Aumentar la movilidad de los estudiantes
En todo el mundo, 6 millones de estudiantes cursan sus estudios en un país distinto al propio. Se espera que esta cifra aumente a 8 millones en 2025. Esta movilidad es una ventaja en sus carreras académicas y ayuda a reforzar el intercambio de conocimientos y el mutuo entendimiento. Pero para apoyar esta dinámica se necesitan marcos internacionales.  

La UNESCO aprovechará la Conferencia de Barcelona para pedir a sus Estados Miembros que sigan ratificando el Convenio Mundial sobre Reconocimiento de Cualificaciones relativas a la Educación Superior, el primer tratado de las Naciones Unidas en este ámbito, que refuerza la cooperación interuniversitaria y la investigación transfronteriza. Catorce Estados ya han ratificado el Convenio: sólo se necesitan seis firmas más para que entre en vigor.  

Aprender de la pandemia
La pandemia de COVID-19 puso a prueba los sistemas de enseñanza superior. Ha provocado pérdidas de aprendizaje y un aumento de las desigualdades. También ha demostrado que los sistemas de educación superior con una importante financiación pública son más resistentes ante una crisis global y más capaces de garantizar la continuidad de la oferta y de asegurar la inclusión del mayor número de estudiantes. La Conferencia extraerá las lecciones de los dos últimos años para diseñar sistemas más fuertes y resistentes.  

Para elaborar la hoja de ruta de la enseñanza superior de cara a 2030, la Conferencia examinará los siguientes temas: (1) el impacto de la COVID-19 en la educación superior; (2) la educación superior y los Objetivos de Desarrollo Sostenible; (3) la inclusión; (4) la calidad y la relevancia de los programas; (5) la movilidad académica; (6) la gobernanza; (7) la financiación; (8) la producción de datos y conocimientos; (9) la cooperación internacional; y (10) el futuro de la educación superior.  

El Consejo Internacional para la Ciencia (ICS), la Asociación Internacional de Universidades (IAU) son algunos de los socios de la conferencia, así como la Red Global de Universidades para la Innovación (GUNi/ACUP) y la Asociación Catalana de Universidades Públicas».  

La conferencia se celebrará en el centro de Conferencias de Barcelona Montjuïc.
Los periodistas que deseen cubrirla deben acreditarse aquí.  
Contacto de prensa: Lucía Iglesias Kuntz l.iglesias@unesco.org  
Teléfono: +33 (0) 6 80 24 07 29  
Más información

 

Los comentarios están cerrados.