En su presentación, el 13 de julio, Arim abordó cinco puntos: el destino que la Universidad dio a los incrementos presupuestales aprobados por el Parlamento Nacional para la Udelar en el Presupuesto Quinquenal y en la última Rendición de Cuentas; algunas áreas importantes de deterioro presupuestal en la Universidad de cara a 2023 – 2024; los aspectos que la Udelar va a priorizar en este proceso de discusión parlamentaria y por último, el impacto de la Rendición de Cuentas en algunas áreas que no van a ser financiadas. 

Democratizar la enseñanza y retener a los jóvenes investigadores

El rector destacó que en el presupuesto quinquenal de 2020 y en la última Rendición de Cuentas «tuvimos un incremento que valoramos, importante, en el programa de Calidad académica, innovación e integración de conocimiento a nivel nacional e internacional, con un énfasis muy particular en el régimen de Dedicación Total (DT) de la Universidad de la República» que permitió que docentes jóvenes accedieran a este régimen «absolutamente clave para el país y el principal instrumento que tiene Uruguay para fomentar la dedicación exclusiva a la generación de conocimientos articulada con la investigación». Resaltó que en los dos últimos años han ingresado al régimen 130 docentes Grado 2 y Grado 3 y en la actualidad existen en la Udelar más de 1200 docentes con DT. Acotó que hoy hay 50 docentes más aprobados para ingresar al régimen en el correr del 2022. «Si no logramos que los jóvenes que están culminando su formación a nivel de posgrado accedan a posiciones, ya sea a través del programa de posdoctorado o a cargos Grado 2 de la Udelar, la señal que le estamos dando como país es que no hay posibilidades objetivas de desarrollar su creatividad en Uruguay», sostuvo Arim, «vamos a perder en el país algunas generaciones de investigadores», añadió.

Arim señaló que otra área priorizada por la Udelar fue el sistema de becas económicas, de alimentación, alojamiento y movilidad a estudiantes, «muy importantes para garantizar el derecho a la enseñanza». Apuntó que se constata un gran crecimiento de las solicitudes de becas por el aumento de la matrícula estudiantil y un incremento de la vulnerabilidad económica de los estudiantes en el marco de la pandemia. La Udelar pasó de financiar 390 becas en 2020 a 653 en 2021. Aunque hubo una leve mejoría en la cobertura respecto a las solicitudes, existe un número grande de estudiantes que se identificaron como destinatarios de un apoyo económico debido a su vulnerabilidad pero este no se puede otorgar porque los recursos no alcanzan, expresó el rector. Entre 2021 y 2022 casi 1500 estudiantes que requerían apoyo, no obtuvieron una beca por falta de financiamiento y sólo en lo que va de este año hay 600 en la misma situación. Subrayó que para responder a esta necesidad se requieren más recursos. 

La Udelar también utilizó los recursos presupuestales para garantizar modalidades de cursado diferenciados durante la pandemia, período en el que se pudo sostener la enseñanza porque las clases migraron a la virtualidad, destacó Arim. Además, en 2022 la Universidad optó por mantener los distintos canales de comunicación, en muchos servicios los docentes están dando cursos virtuales y también presenciales, informó; en el mes de junio se desarrollaron en promedio 1129 clases virtuales por día, con un promedio de concurrencia de 21 estudiantes. En total, 23.000 estudiantes ingresan por mes a recibir clases virtuales, a los que se suman los que concurren a clases presenciales. Arim destacó también la mejora de la coordinación con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), en especial en la interfase de ingreso a la Universidad, así como algunas políticas de apoyo a la población estudiantil como los espacios de consulta para estudiantes, la beca laptop -a través de la cual en 2022 se distribuyeron 1000 equipos-, las becas de conectividad y los cursos propedéuticos virtuales implementados en la Udelar, que se han mantenido durante la pandemia y se apunta a continuar brindando.  

Desarrollo de la Udelar en el interior

Otra de las áreas priorizadas fue la Expansión y desarrollo de la Universidad en el territorio nacional. «Estamos hablando del desarrollo de la Universidad en el interior y por tanto de una dimensión de equidad que los uruguayos debemos valorar en particular», afirmó Arim. Añadió que con los recursos asignados en el último presupuesto a este programa, la Universidad logró financiar obras edilicias, consolidar y crear ofertas de enseñanza en el interior: se fortalecieron carreras como la de Doctor en Medicina en el Centro Universitario Regional (Cenur) Litoral Norte y la de Ingeniería Forestal en el Cenur Noreste, y se concretó el inicio de las carreras de Analista y Licenciatura en Computación en Salto y Licenciatura en Economía Agrícola y Gestión de Agronegocios en Tacuarembó. En cuanto a la carrera de Medicina en el Cenur Litoral Norte, el rector informó que desde hace dos años se puede cursar completa esa región, y resaltó que viene a atender el problema que se detecta en Uruguay de la falta de médicos que residan al norte del Río Negro. «Hoy en buena parte del territorio nacional se puede acceder a la formación terciaria superior y hay investigación de calidad desarrollándose en distintos departamentos», expresó. Señaló también que en la actualidad hay carreras que se cursan sólo en el interior y estudiantes que se trasladan a estos departamentos a cursarlas. 

Destacó que estas propuestas de fortalecimiento de carreras existentes o de nuevas carreras, surgieron de los tres centros regionales y los servicios universitarios en Montevideo, en respuesta a una convocatoria de la Udelar. Los proyectos fueron evaluados minuciosamente desde el punto de vista académico y se identificó cuáles, teniendo calidad académica, eran de implementación rápida. Acotó que algunas propuestas de carreras en el interior de excelente nivel no pudieron ser concretadas por falta de recursos, entre ellas el Tecnólogo en Sistemas integrados de producción, la Licenciatura en Computación en el Centro Universitario Regional Este e Ingeniería Civil en el Cenur Litoral Norte. Además, sin partidas presupuestales para la Udelar, existen formaciones que ya están aprobadas y no podrán ser implementadas, expresó, como Ingeniería Física Matemática, Licenciatura en Educación Artística, Licenciatura en Psicopedagogía en conjunto con ANEP, Licenciatura en Vitivinicultura y Etnología, entre otras, así como tampoco se podrá aumentar el cupo de estudiantes en las ya existentes.  Asimismo destacó que hay propuestas de carreras, muchas de ellas para el interior, que están prontas para ser aprobadas y 20 formaciones para los centros regionales que ya están aprobadas, que no podrán ser implementadas sin financiamiento. Resaltó que los recursos necesarios para implementar carreras nuevas no son tan grandes porque la Udelar «ya hizo la mayor inversión», cuenta con los edificios, la infraestructura académica y los docentes radicados. 

 «Un programa que sale al encuentro de las necesidades del país»

En lo que refiere al Hospital de Clinicas (HC) Arim recordó que en 2021 el Parlamento financió parcialmente en tres años algunas solicitudes específicas para fortalecer algunas de sus áreas. Una de ellas fue un programa para el diagnóstico rápido del cáncer de mama, la nueva planta física del policlínico que lleva adelante este programa ya fue inaugurada y desde que se recibieron los recursos hasta la fecha, se realizaron más de 1600 mamografías a mujeres mayores de 50 años. Otro de los financiamientos estuvo destinado a un programa integral de atención a los accidentes cerebrovasculares y a tratamientos de rehabilitación cerebral. «Con recursos escasos el Hospital de Clínicas puso en funcionamiento un programa que sale al encuentro de las necesidades del país», afirmó Arim. También se financió una unidad de cirugía ambulatoria, ya se implementaron 240 intervenciones y la nueva planta física para consulta externa se estará culminando en 2022.

Apuntó que para la actual Rendición de Cuentas el HC realiza propuestas concretas, apuntando por un lado a atender algunos problemas sanitarios del país, ya que el centro forma parte del sistema de salud del Uruguay, y por otro a avanzar en la formación e investigación, «la vocación del Hospital de Clínicas, el hospital universitario». La propuesta universitaria actual ante el Parlamento plantea en concreto la atención a dos problemas sanitarios: uno de ellos es el Cáncer de próstata, para el cual el Hospital apunta a incorporar tecnología robótica que no se usa en el país y que permitiría realizar el tratamiento de esta patología con mejores prestaciones sanitarias y resultados que la cirugía tradicional. Otro de los proyectos del hospital es el Centro de medicina materno fetal, destinado a embarazadas que presenten complicaciones médicas u obstétricas y puedan requerir CTI. Resaltó que esta es un área problemática para la salud en Uruguay y el país no tiene un centro de estas características ni en el ámbito público ni en el privado. Otra de las necesidades del Hospital es reconstituir el funcionamiento del Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT). Señaló que el Hospital de Clínicas representa entre el 10 y el 12% de la producción asistencial de salud del sector público en Uruguay y «en el mensaje del Poder Ejecutivo no aparece ningún rubro específico para el Hospital de Clínicas como sí se otorgan para los hospitales públicos; el hospital universitario no está incorporado a esos recursos presupuestales». «La Universidad de la República desde su Hospital de Clínicas continuará haciendo esfuerzos para innovar en términos de prestaciones sanitarias complementando lo que realiza el resto del sector público, innovar en términos de enseñanza y de investigación», afirmó el rector.

Desarrollo edilicio

Arim señaló que la Udelar también ha utilizado fondos en la concreción de obras de fundamental importancia como el nuevo edificio de la Facultad de Veterinaria, con una infraestructura de primer nivel en laboratorios «que tienen la voluntad y la vocación de ponerse a disposición de todo el sistema de investigación en el Uruguay, no sólo de la Facultad de Veterinaria». Destacó que esta obra se financió en parte con los recursos que provienen del adicional del Fondo de Solidaridad. También se realizaron obras en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, ampliaciones en Maldonado y Paysandú, se terminó el Laboratorio P3 de Salto y se avanza en las obras del Centro Universitario en Parque Batlle donde funcionan la Escuela de Nutrición, la Escuela Universitaria de Tecnología Médica y la Facultad de Enfermería. Asimismo se está remodelando la antigua sede de la Facultad de Veterinaria con el plan de crear un campus, que aloje gran parte de las actividades académicas centrales de la Udelar. Además hay obras que ya están previstas como un aula gimnasio en el Polo de Educación de Rivera, que la Udelar comparte con la Utec y con Consejo de Formación en Educación de ANEP, y una nueva sede para la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en un predio que la Intendencia de Montevideo cedió a la Udelar. 

Contar con herramientas

Arim apuntó que si no se aprobaran en el Parlamento partidas suplementarias para la Udelar, será necesario prevenir un deterioro en un área fundamental como la enseñanza. En este sentido señaló que la matrícula estudiantil en 2021 fue 16% mayor que en 2020, y a esta altura de 2022 se encuentra en un nivel similar al del año anterior. Esto significa que por año la Udelar tiene entre 4000 y 5000 estudiantes más que los que tenía en 2019, y se están atendiendo con los mismos recursos docentes. Subrayó que no es posible retener en la Udelar a los estudiantes que ingresan si los docentes atienden cada vez más estudiantes. «Si queremos asegurar la democratización del conocimiento avanzado tenemos que atender esta realidad», afirmó, «al Uruguay no le sobra un estudiante universitario y le faltan muchos». Además, un alto porcentaje de los estudiantes que ingresan provienen de liceos públicos, más de la mitad vienen del interior del país, más del 50% también son primera generación de universitarios y asimismo los egresos en la Udelar han aumentado considerablemente, indicó. «Con esta partida presupuestal no se le están dando herramientas a la Udelar para atender el aumento de la matrícula, ni una herramienta», expresó Arim.

El rector señaló que otra de las áreas que preocupan a la Udelar es la compensación salarial. Apuntó que analizando los cargos del sector público con el mismo nivel de calificación, los salarios de la Universidad son los más bajos. Este problema se refleja también al comparar estos salarios con los de las universidades de otros países de la región como Argentina, Brasil o Chile que tienen salarios más altos que los de la Udelar para los mismos niveles de calificación. 

Arim recordó que a todo esto se suma que la Udelar sigue estando obligada a pagar un aporte patronal de 19,5 % mientras que para las universidades privadas en la actualidad este aporte es 0 y para las empresas privadas 7,5%. Señaló que el dinero que la Universidad debe destinar a este aporte podría cubrir alguna de las áreas prioritarias en las que está faltando financiación. En cuanto al aumento de salario de 6,5 % anunciado por el Poder Ejecutivo para los docentes y funcionarios de la Udelar, que se está tratando en el ámbito de negociación colectiva, el rector puntualizó que la Udelar no fue convocada por el gobierno a estas instancias previas por lo cual desconoce qué parte de ese incremento salarial le corresponde asumir a la Universidad. 

Descargar power point de la presentación

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios están cerrados.