El doctor Martín Esteche, asistente de Dirección del Hospital, presentó los programas de Neurorrehabilitación y de Próstata. En primer lugar, destacó que los hospitales universitarios del mundo son los que generan modelos para el sistema de salud y son el lugar de desarrollo de tecnología, procesos, innovación, inclusión de medicamentos y tratamientos nuevos. Además incluyen la tríada de docencia, investigación y atención.

Esteche indicó que el Programa de Neurorrehabilitación empezó a implementarse en mayo de 2022, mientras que el Programa de Próstata comenzará en 2023. El primero de estos tiene el cometido de rehabilitar a todo individuo con una discapacidad compleja y generar un trabajo interdisciplinario que modele la rehabilitación de estos pacientes de modo que sirva para prevenir complicaciones, incrementar su reinserción laboral y familiar. Con este proyecto se incluyó a las unidades académicas de la Escuela Universitaria de Tecnología Médica (EUTM-Udelar) en los procesos asistenciales del Hospital de Clínicas, entre ellas Terapia Ocupacional, Fonoaudiología y Fisioterapia.

El proceso para ingresar a este programa tiene criterios de evaluación inicial, de inclusión y exclusión, asimismo todos los integrantes del equipo de salud del programa intervienen para discutir y conformar la estrategia terapéutica interdisciplinaria en la planificación del tratamiento para cada paciente, desde el día cero. El propósito de este Programa son los pacientes agudos, internados, pero se están desarrollando algunos módulos para pacientes crónicos y ambulatorios. A futuro, el mayor desafío del programa no es su diseño ni su implementación, sino su espacio físico, mantenimiento y desarrollo. Entre las actividades pendientes está la instalación de equipamiento y materiales acordes, el rediseño del espacio físico, y la difusión del programa.

Sobre el Programa de Próstata, Esteche afirmó que todavía espera una resolución parlamentaria, pues si bien se votó en Cámara de Diputados aún falta el voto en Cámara de Senadores. Este programa, explicó, es una oportunidad para ampliar la capacidad asistencial para la patología benigna al igual que rediseñar la atención para la rápida detección del cáncer de próstata y el tratamiento mediante cirugía robótica en el sector público. Este tipo de cáncer aumentó a 60 casos anuales por 100.000 habitantes en 2020. Aumentó además su incidencia con la edad: el 80% de los hombres mayores de 80 años presentan este cáncer y la sobrevida está vinculada al momento de diagnóstico.

El programa propone un modelo de triple evaluación en el mismo día -clínica, imagenológica, y la biopsia- y un comité de tumores que discuta interdisciplinariamente todos los casos para empezar las intervenciones terapéuticas. El paciente debe conocer además a quienes serán su anestesista y su cirujano y evacuar todas sus dudas. El rol de la nurse navegadora es clave también en este programa y para la continuidad asistencial del paciente. Asimismo, el programa ubica el plazo máximo para la primera intervención terapéutica entre las 3 y 4 semanas a partir del diagnóstico. Esteche agregó que la cirugía robótica, si bien es muy utilizada en el mundo, en Uruguay no tiene un desarrollo y tiene una limitante económica, entonces el Programa solicitó ante el Parlamento democratizar la cirugía robótica, es decir, incluirla en el sector público y en el hospital universitario. Esto incluye además la formación de recursos humanos dedicados a este tipo de práctica.

La doctora María Guerrina presentó el Programa de Rápida Detección del Cáncer de Mama que se implementa en el Hospital desde octubre de 2021 y ya ha atendido a 161 pacientes. Tiene un funcionamiento similar al que se proyecta para el Programa de Próstata, con unidades funcionales que aseguran la atención individualizada, minimizan los procesos administrativos para el paciente, los tiempos de espera, de diagnóstico e inicio del tratamiento, al igual que una visión interdisciplinaria, la estandarización de los tratamientos y la mejora en la calidad de atención y de resultados terapéuticos.

Guerrina recordó que el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres uruguayas y es el primero no solo en incidencia sino en mortalidad, de ahí la importancia del programa. Enfatizó que cuando la paciente inicia un tratamiento de forma precoz cambia la sobrevida y el pronóstico del cáncer. por eso es importante el tiempo y evitarle a la paciente todo el tiempo de navegación que a veces pasa entre un servicio y otro, lo que influye también desde el punto de vista psicológico. Destacó además el carácter multidisciplinario del equipo del Programa y el rol de la nurse navegadora, quien ha probado ser fundamental para su funcionamiento en este primer año y sin ella sería muy difícil coordinar las especialidades y acompañar a las pacientes. 

La doctora Beatriz Noya compartió los avances del Programa de Cirugía Ambulatoria que se concretó en mayo de 2021 y es un modelo de elección para hasta un 80% de las cirugías programadas, reconocido como costo-efectivo comparado con la cirugía convencional de internación. Noya destacó que este modelo no compromete la seguridad del proceso asistencial del paciente quirúrgico.

Este programa se propuso crear una Unidad de Cirugía Ambulatoria que contara con un equipo de trabajo interdisciplinario para ejecutar sus líneas de trabajo: el rediseño del proceso asistencial, la protocolización de procesos, una estructura física propia, recursos humanos propios y capacitación del personal -destacándose para Noya el rol preponderante de personal de enfermería-. Esta Unidad diseño la ruta del paciente para el día de la cirugía, desde el momento que ingresa hasta cuando ingresa están definidos cada uno de los pasos, acciones y responsables correspondientes. Asimismo, instaló su planta física en la planta baja ala este del Hospital para lograr el mejor lugar que contemplara los requisitos que requiere, siendo una Unidad independiente pero al mismo tiempo cercana a otras áreas de servicio del Hospital, y que contara con un vestuario, con un baño propio y todas las comodidades para recibir al paciente, prepararlo para la cirugía y fundamentalmente controlar al paciente en la etapa de readaptación al medio, previa al alta a domicilio.

Por último, los doctores Francisco Cóppola y Fernanda Blasina presentaron el programa del Centro de referencia Nacional en Medicina Materno-Feto Neonatal, indicando que es necesario por el aumento de la edad de embarazos, de las embarazadas con fertilidad asistida, embarazadas con patologías, y por ser una carencia del sistema de salud. La población que atiende el hospital, señalaron, es una población vulnerable y vulnerada, de bajo nivel socioeconómico, con alta prevalencia de problemas psicosociales, y que no está adecuadamente cubierta por hospitales de salud pública.

El centro, al igual que los otros programas, proyecta funcionar en base al concepto de maternidad como equipo, apoyándose en los recursos humanos de primera línea que ya están en su mayoría funcionando en el Hospital: parteras y obstetras, neonatólogos, anestesistas, enfermería, ecografía, equipo de medicina materna, endocrinólogos, salud mental, asistencia social y cirugía de adultos y pediátricos, todos con experticia en embarazadas.

Respecto al pedido presupuestal ante el Parlamento, el Hospital contempla la necesidad de tener una maternidad y tecnología adecuadas, además de cuidados críticos maternos específicos, diálisis para embarazadas, un equipo específico para enfermedades autoinmunes para embarazadas, hemodinamia, medicina transfusional, embolización, un centro de quemados para embarazadas, un equipo de cirugía con experticia en embarazo, otro para enfermedades gastrointestinales en embarazadas, un grupo de trabajo de adicciones en el embarazo único en el país, y un grupo de endocrinopatías.

Acceda al video de la mesa completa

 
 
 
 
 
 
 

Los comentarios están cerrados.