En el exterior del aulario se colocó una placa metálica con la nueva denominación. Al acto, que se realizó en horas previas al inicio de la marcha en recuerdo de los mártires estudiantiles, asistieron autoridades universitarias, incluyendo decanos y decanas del Área Social y Artística, estudiantes y docentes. 

El rector Rodrigo Arim expresó que el 14 de agosto de 1968 la muerte de Líber Arce, el primer mártir estudiantil, inauguró el incremento de la represión en Uruguay en una etapa que el historiador Álvaro Rico ha llamado «el camino democrático hacia la dictadura». El 14 de agosto es una fecha importante «para el movimiento estudiantil, para la Udelar y para la democracia uruguaya», indicó Arim, hace 55 años años caía Líber Arce, hace 50 años se concretaba el Golpe de Estado y poco después la intervención de la Universidad. 

Señaló que este nombramiento se realiza en un edificio nuevo, que es también «un espacio de festejo» porque refleja la expansión de la Udelar y su capacidad de seguir desarrollándose de cara al país, y es pertinente «porque las sociedades, los movimientos sociales y también las instituciones estamos cargados de historia». La nueva denominación supone «recoger nuestra historia y sobre todas las cosas asumir nuestro compromiso con los derechos humanos en un país al que todavía le hace falta recorrer un largo camino para encontrar la memoria, la verdad y la justicia», agregó. 

Realizar este reconocimiento a los mártires estudiantiles implica también «ser claros en los mensajes que transmitimos desde la Universidad de la República: a 50 años del Golpe de Estado, a 55 años del asesinato de Líber Arce y del comienzo de un período muy doloroso para la sociedad uruguaya, lo que tenemos que decir con claridad y fuerza es “nunca más”», afirmó Arim.  

El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, Jorge Xavier, también coordinador del Área Social y Artística, explicó que este nombramiento es producto de una acción colectiva. Surgió luego que en su Facultad se plantearan inquietudes sobre «cómo contribuir hacia la necesaria humanización de los espacios que compartimos diariamente». Con este objetivo, en reconocimiento de la trayectoria de docentes y egresados, se denominaron distintos espacios y eventos con sus nombres. 

Como parte de ese proceso y buscando un espacio en el cual reconocer «la enorme contribución que los estudiantes hacen a la Universidad en el día a día», surgió la idea de nombrar este aulario como «Mártires Estudiantiles», con motivo de los 50 años del Golpe de Estado y en este día, explicó Xavier. La mesa del Área Social acompañó esta propuesta de forma unánime, indicó.  

Memoria, presente y futuro

El decano agregó que Líber Arce fue asesinado cuando precisamente estaba manifestando por presupuesto universitario, esto «nos permite proyectar lo que es la universidad pensando en el futuro». Agregó que el 2023 nos encuentra con una Udelar distinta a la de 1968, muy democrática y descentralizada, con presencia sólida y creciente en todo el interior, «parece paradójico que a 55 años del asesinato de Líber Arce estemos peleando por no perder y al menos mantener el mismo nivel de presupuesto, cuando en términos reales estamos perdiendo». Recordó que este 14 de agosto nuevamente los estudiantes se manifestaban «por sus derechos, en defensa de la educación pública y por un futuro mejor para todos los habitantes del país».

Por su parte, Paula Mañas, en representación de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), recitó unos versos sobre Líber Arce: 

«.. tu nombre se volvió consigna 

¿Y cómo no?

¿Cómo no iba a volverse consigna?

Si la justeza de tu lucha 

y la justicia de tu muerte 

hoy nos siguen interpelando…»

La estudiante señaló que «hoy no es un día cualquiera, hoy es un día de memoria, de mirar hacia el pasado para pensar en el futuro». Recordó a otros y otras estudiantes que como Líber Arce murieron «por pensar diferente». «Hoy les recordamos en un momento de lucha, así como ellas y ellos luchamos en defensa de la educación pública, nos encontramos ahora pidiendo presupuesto para cambiar la realidades que hasta ahora existen», para estudiar en las mejores condiciones posibles, para que niños y niñas del Uruguay puedan ser lo mejor de ellos mismos, agregó. 

La placa que da nombre al aulario «es un reconocimiento a todos y todas las que lucharon en diferentes facultades y servicios, que estudiando seguían diferentes ideas y corrientes de  pensamiento. Todas y todos los que lucharon se merecen un espacio en nuestra universidad, porque la construyeron y la seguimos construyendo». Las vidas de los mártires estudiantiles se convirtió en símbolo «de resistencia, de perseverancia, de justicia, de memoria y nunca más. Nunca más terrorismo de Estado, nunca más represión, nunca más», concluyó. 

Fotos: Laura Silvera, Comunicación FCEA

 
 
 
 
 
 
 

Noticias relacionadas:

Día de las y los Mártires Estudiantiles: la llama continúa encendida

Marcha por las y los mártires estudiantiles

Los comentarios están cerrados.