El cañón de Punta Burros V04/10: Técnicas de conservación en arqueología subacuática

El miércoles 08 de noviembre a las 18:30 horas el grupo de conservación del Programa de Arqueología Subacuática (PAS) de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, ofrecerá una charla sobre "El cañón de Punta Burros V04/10 y la aplicación de técnicas de conservación”. La actividad se desarrollará en la Sala Cassinoni.

La extracción de objetos “diagnósticos” desde el pecio (resto de una embarcación que naufragó), comenzó hace dos años en la costa de Piriápolis, precisamente a la altura de la punta rocosa llamada Punta Burros. Desde entonces el lugar se convirtió en un sitio-escuela donde estudiantes y egresados de la licenciatura en Arqueología ponen en práctica sus conocimientos. Según el grupo que dirige el doctor Antonio Lezama, el pecio de Punta Burros delata uno de los tantos naufragios que se localizaron en la zona a partir del relevamiento de fuentes orales. El cañón -el objeto arqueológico de mayor relevancia para establecer el tipo de buque, definir su nacionalidad y ensayar su identificación-, fue una de las primeras piezas en extraerse y someterse a tratamientos de estabilización y conservación. De acuerdo a la investigación el naufragio corresponde a una embarcación de reducidas dimensiones, con cargamento de armas, seguramente de principios del siglo XIX, posterior a 1797, fecha de acuñación de una moneda inglesa hallada en el sitio. El grupo maneja tres posibles identidades: la fragata inglesa “Duque de Clarence”, de 180 toneladas, que se hundió el 6 de junio de 1805 en las costas de Pan de Azúcar, el bergantín francés “Le Consolateur”, que naufragó en 1808 en las costas próximas a Piriápolis, o el bergantín inglés “El Caledon”, hundido el 23 de abril de 1809 en las proximidades de la desembocadura del Arroyo Solís Grande.

Publicado el martes 07 de noviembre de 2006

Buscar un articulo