14 de agosto: «Su lucha sigue vigente. Contra el miedo y el retroceso»

1 / 20
 Imagen de la galeria
2 / 20
 Imagen de la galeria
3 / 20
 Imagen de la galeria
4 / 20
 Imagen de la galeria
5 / 20
 Imagen de la galeria
6 / 20
 Imagen de la galeria
7 / 20
 Imagen de la galeria
8 / 20
 Imagen de la galeria
9 / 20
 Imagen de la galeria
10 / 20
 Imagen de la galeria
11 / 20
 Imagen de la galeria
12 / 20
 Imagen de la galeria
13 / 20
 Imagen de la galeria
14 / 20
 Imagen de la galeria
15 / 20
 Imagen de la galeria
16 / 20
 Imagen de la galeria
17 / 20
 Imagen de la galeria
18 / 20
 Imagen de la galeria
19 / 20
 Imagen de la galeria
20 / 20
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

Bajo la consigna «Su lucha sigue vigente. Contra el miedo y el retroceso», miles de personas marcharon este 14 de agosto, desde la explanada de la Universidad de la República (Udelar) hasta la Plaza 1º de Mayo, en recuerdo de los mártires estudiantiles, asesinados por el terrorismo de Estado.

La movilización fue convocada por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), los gremios estudiantiles de Secundaria y UTU, los gremios de Magisterio, Educación Social y del Instituto de Profesores Artigas (IPA) y la articulación nacional No a la Reforma. Cada 14 de agosto se realiza una marcha en homenaje a los estudiantes de distintas instituciones educativas uruguayas que fueron atacados, asesinados, o secuestrados y luego muertos, cuando participaban de manifestaciones, reuniones, pegatinas u otras actividades relacionadas con su militancia estudiantil. La fecha coincide con la del fallecimiento del primer mártir estudiantil, Líber Arce, quien recibió un disparo de la policía en una movilización de estudiantes en 1968. Además este año, los gremios estudiantiles reclamaron que se destine el 6% del Producto Interno Bruto a la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Udelar, pidieron políticas claras en temas de verdad, memoria y justicia, así como mejores condiciones para la salud y la vivienda. Y se pronunciaron en contra de la reforma constitucional que se plebiscitará en octubre pues entienden que esta «reforma no es la forma». Los mártires Líber Arce, 29 años, estudiante de Odontología, fue herido el 12 de agosto de 1968 por fuerzas policiales durante una manifestación por el boleto estudiantil, y falleció dos días después. Hugo de los Santos, 19 años, estudiante de Ciencias Económicas y Administración, y Susana Pintos 27 años, estudiante de la Escuela de la Construcción de la Universidad del Trabajo, fueron asesinados el 20 de setiembre de 1968 en una manifestación frente a la Universidad de la República. Heber Nieto, 16 años, estudiante de la Escuela de Industrias Navales de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU), fue asesinado el 24 de julio de 1971 por un francotirador, mientras estaba en una actividad solidaria en el marco de un conflicto con la empresa Cicssa. Julio Spósito, 19 años, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración. Fue asesinado por un policía el 1º de setiembre de 1971, mientras integraba una movilización estudiantil en reclamo por la desaparición de Héctor Castagnetto y Abel Ayala y las muertes de Heber Nieto y Nelson Ramos Filippini. Íbero Gutiérrez, 22 años, estudiante de la Facultad de Derecho y Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Su cuerpo fue encontrado el 28 de febrero de 1972, un día después que lo secuestrara el Escuadrón de la Muerte. Santiago Rodríguez Muela, 24 años, estudiante en el turno nocturno del liceo Nº 8 y trabajador de ANCAP, asesinado el 11 de agosto de 1972 en un asalto del grupo de extrema derecha Juventud Uruguaya de Pie al liceo donde concurría. Joaquín Klüver, 22 años, estudiante de la Facultad de Agronomía, fue asesinado el 6 de diciembre de 1972 luego de ser detenido en una manifestación estudiantil contra la Ley de Enseñanza. Ramón Peré, 28 años, estudiante de la Facultad de Veterinaria, fue el primer estudiante asesinado por la dictadura el 6 de julio de 1973, cuando estaba junto a sus compañeros ocupando la facultad durante la Huelga General. Walter Medina, 16 años, estudiante del liceo Nº 17, fue asesinado el 8 de julio de 1973 durante la Huelga General, mientras pintaba un muro que decía «consulta popular» en el barrio de Piedras Blancas. Nibia Sabalsagaray, 24 años, profesora de Literatura en el Liceo Zorrilla, fue detenida el 29 de junio de 1974, murió víctima de la tortura en el Batallón N° 5, ese mismo día. La lista se prolongó en los años sucesivos, y fueron miles los estudiantes detenidos, torturados, perseguidos. A todos ellos se los recuerda en las marchas de los 14 de agosto

Publicado el jueves 15 de agosto de 2019

Buscar un articulo