Mónica Sans: investigación que derriba mitos

1 / 1
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria

Mónica Sans recibió el 19 de setiembre en el Edificio Mercosur el premio L’Oréal-UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia 2019 por el proyecto «Filogeografía de cromosomas Y para la comprensión del origen y relaciones de los indígenas del Uruguay y sus descendientes». Sus últimas investigaciones han develado que uno de cada tres uruguayos tiene ascendencia indígena por línea materna.

Primeros pasos Sans, responsable del Departamento de Antropología Biológica de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad de la República (Udelar), es hija de un profesor de Astronomía y una reconocida artista plástica, pintora y escultora, que hoy tiene 94 años y vive con ella. A la hora de elegir su vocación se inclinó hacia el lado de las ciencias como su padre, pero además de su aficción por biología y química, orientación de bachillerato por la que optó, tenía un fuerte compromiso con lo social. Fue su padre que le dijo que había una formación nueva en Facultad de Humanidades y Ciencias, Antropología, carrera que manifiesta que le fascinó hasta hoy. Más mujeres en la Ciencia La periodista Blanca Rodríguez quien condujo la ceremonia de premiación, señaló los criterios de selección del jurado de esta doceava edición del premio Loreal en Uruguay: excelencia académica, aporte a la solución de problemas nacionales, trayectoria de la investigadora responsable y fortaleza de su equipo de trabajo. El gerente general de Loreal Uruguay, Nicolás Oberti y la directora de la oficina regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para América Latina y el Caribe, Lidia Brito, se refirieron acerca del significado del Premio para estas instituciones. Oberti recordó que el premio Loreal para las Mujeres en la Ciencia comenzó hace 21 años en París y que busca estimular la participación de investigadoras del mundo en el desarrollo del conocimiento científico. Expresó que el número de mujeres en la ciencia se encuentra aún muy por debajo al de los hombres. El gerente de Loreal Uruguay señaló algunos números resultados de los últimos 12 años en que se viene entregando este galardón: 3100 investigadoras de 117 países han recibido premios nacionales, 102 de ellas además recibieron premios internacionales y tres de ellas posteriormente fueron galardonadas con un premio nóbel en alguna de las áreas de ciencia. Brito manifestó: «Para tener más ciencia necesitamos muchas más mujeres en la ciencia». Añadió que el acceso al conocimiento científico es un derecho humano fundamental que se debe garantizar a hombres y mujeres porque permite que las personas tomen decisiones informadas. Subrayó que el conocimiento en las mujeres tiene impacto en el bienestar, en la salud, en la vida, no sólo de las investigadoras sino de todas las mujeres a las que alcanza ese conocimiento. El Proyecto narrado por su protagonista Posteriormente se exhibió un audiovisual en el que Sans explica el trabajo de investigación realizado hasta ahora y el que se iniciará de cara al proyecto financiado por el premio Loreal. Finalizado el video Oberti y Brito realizaron el acto oficial de premiación, en el que hicieron entrega a la investigadora de una plaqueta y un ramo de flores. Logros y hallazgos En la segunda parte de la ceremonia se realizó una mesa de charla integrada por Mónica Sans, Nicolás Oberti, Lidia Brito, el rector interino de la Udelar, Álvaro Mombrú, el responsable de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología de la Presidencia de la República, Eduardo Manta, la subsecretaria del MEC, Edith Moraes, y la subsecretaria ejecutiva de la ANII, María Laura Fernández. Sans recordó los logros alcanzados en el proceso de trabajo en esta línea de investigación: se conformó un equipo y se creó el Departamento de Antropología Biológica en el que hoy trabajan unas 6 o 7 personas. Además en el 2014 se abrió la carrera de grado Antropología Biológica y en al actualidad el Departamento cuenta con la mayor cantidad de estudiantes de maestría y doctorado que habían tenido hasta ahora (en su mayoría mujeres). Explicó uno de los trabajos más recientes que ha realizado el equipo de investigadores, a partir del análisis de la herencia materna por ADN mitocondrial han determinado que al menos el 34% de la población tiene ancestros indígenas, cifra que deja por tierra la creencia generalizada de nuestra descendencia europea exclusiva. En excavaciones en la base de uno de los cerritos de indios en Rocha encontraron restos de una indígena que databan de 1610 años atrás, en los que detectaron una mutación mitocondrial particular no vista antes. Refiere que aunque no le dieron importancia en el momento, en los restos de otros dos indígenas de sexo masculino encontrados posteriormente (uno de ellos Vaimaca Pirú) observaron la misma mutación, lo que les dio un indicio a investigar. Fue así que al analizar el ADN mitocondrial de 10 uruguayos vivos en los que se había comprobado la descendencia indígena, se encontró la misma mutación genética. Añadió que esta mutación no se ha encontrado hasta hoy en análisis similares ni en Agentina ni en Brasil. Lo que sigue El premio Loreal permitirá una nueva etapa al proyecto, analizar la descendencia indígena por la rama paterna. Para eso se convocará a todos aquellos hombres que crean tener por el lado paterno ancestros indígenas por línea directa. A través de una muestra de saliva se realizará un primer análisis en Uruguay con el que se le podrá decir si es descendiente de indígena o no. En un análisis posterior de la muestra que se hace en el exterior por un tema de costos y complejidad del proceso, se realizará el estudio de el ADN mitocondrial. La investigadora manifestó que se prevé que el porcentaje de descendientes de indígenas detectado en el análisis de la línea paterna sea menor que en el de la rama materna, debido a la escasa cantidad de hombres indígenas que parece haberse integrado a la sociedad nacional. Acotó que de todas formas es importante armar las dos partes de al historia, esta etapa del proyecto precisameente permitirá tener un panorama general. «La investigación la hacen personas» Edith Moraes señaló que algunas de las características de la investigación de Sans como la elaboración de proyectos a partir de un problema, la transversalidad de los temas y el trabajo en equipo, se encuentran en la agenda del Ministerio como formas de trabajo a impulsar en todas las ramas de la educación. Expresó refiriéndose al audiovisual de la investigación de Sans: «A partir del lunes este video debe estar disponible para que en todas las escuelas, en todos los liceos y las escuelas técnicas, sepan que esto ocurre en nuestro país...que la ciencia y el conocimiento se produce en base a la investigación y que la investigación la hacen personas». Más igualdad de oportunidades Mombrú refirió que en cuanto a la igualdad de género en el acceso al conocimiento y a las oportunidades de desarrollo, al que apunta este premio, es un tema que no es ajeno a la Udelar, inserta en una sociedad que tampoco lo tiene resuelto. Agregó que aunque la Universidad viene trabajando en pro de la equidad de género es necesario continuar profundizando medidas para avanzar en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en la Udelar. Señaló que se observan algunos avances como el que haya mayor número de mujeres ocupando el cargo de decanas hoy en la Universidad de la República. Incorporar la ciencia a la cultura Manta refirió que el rol que cumple la Secretaría de Ciencia y Tecnología desde la Presidencia de la República es articular a todos los actores que trabajan en estas áreas en el país. Esta coordinación tiene el objetivo de dar un cuerpo sistémico a la investigación en Uruguay, que permita llegar a construir la sociedad del conocimiento. Manta señaló que en este marco uno de los grandes desafíos que tiene su secretaría es incorporar la ciencia a la cultura. Calidad académica María Laura Fernández resaltó el papel de la ANII en en sus distintas líneas de trabajo en la formación de nuevos científicos e impulso a proyectos de ciencia e innovación.En los 10 años que lleva en actividad, la Agencia entregó más de 4300 becas tanto a nivel nacional como exterior. Resaltó que la competencia de la academia en Uruguay se demuestra en que instituciones de primera línea en desarrollos científicos en el exterior, eligieron hacer convenios con ANII para que estudiantes uruguayos trabajen en sus investigaciones. Para cerrar Fernández planteó la necesidad de continuar fortaleciendo las carreras de posgrados en Uruguay. Orgullo y compromiso institucional La decana de FHUCE Ana Frega manifestó que este galardón es un reconocimiento al trabajo que realizan las mujeres científicas en la Universidad y un impulso a la investigación de Sans a través de un monto económico que permitirá sustentar etapas posteriores de desarrollo de la misma. Agregó que por otro lado el premio es un orgullo para la FHUCE y una manera de mostrar la diversidad de enfoques y proyectos que se desarrollan en la Facultad. Expresó: «Venimos a celebrar y a dar el compromiso institucional de apoyar en todo lo que sea necesario la realización de ese proyecto». Premio a una investigadora en ciencias humanas El Portal de la Udelar habló con Mónica Sans luego de la ceremonia. La investigadora valoró la importancia del premio no sólo por el impulso para la investigación que llevan adelante sino también por el significado de que sea un reconocimiento a las mujeres y que se distinga en esta oportunidad a una de las disciplinas humanas. «Los que venimos de las ciencias sociales humanas parece que no hacemos investigación científica cuando en realidad la gran mayoría de nosotros hacemos ciencia». Sostuvo que a pesar de que las egresadas de la Facultad son en su mayoría mujeres y que en este momento la FHUCE tiene por primera vez en su historia una decana mujer, la institución no es ajena a la realidad de la Udelar. Manifestó que en la Universidad continúna existiendo topes para las mujeres lo que hace que lleguen en menor número a puestos de jerarquía. Opinó que muchas veces estos límites son autoimpuestos por las propias mujeres que en muchos casos, se tienen que desdoblar en múltiples tareas domésticas cómo el cuidado de los hijos, tareas de la casa, entre otras. Comenzó sus estudios de antropología en 1976 con la primera generación, cuenta que cuando descubrió que existía la materia Antropología Física en la carrera «me pareció fascinante porque era la conjunción que estaba buscando entre lo biológico y lo social». Recuerda que cuando cursó esta materia era la primera vez que se dictaba en la Facultad por lo que todavía no tenía docentes. Hizo los trabajos del curso con Renée Kolski, docente de genética humana de la Facultad de Humanidades y Ciencias y Magné Garzón con los que empezó a investigar el tema de mestizaje. Refiere que el interés por este tema se despertó en ella a raíz de que Magné Garzón observó por aquellos años en la clínica pediátrica del Hospital Pereira Rossell donde asistía, la cantidad de niños que nacían con la mancha mogólica en Uruguay. Comentó este hecho a sus estudiantes entre ellos Mónica Sans, añadiendo que esto debería estudiarse. Acotó que en esa época abordó la investigación con la creencia compartida por casi todos los uruguayos de que los indígenas habían sido exterminados en Salsipuedes y que nuestra raíz era fundamentalmente europea. Si bien en su familia existen dos ancestros indígenas por las ramas paterna y materna, este tema no estaba incorporado, era más bien anecdótico y no se sabía cuál era el ancestro que era indígena ni a que grupo étnico pertenecía. En esta línea de trabajo tuvo que profundizar en temas de historia para poder explicar los datos genéticos que obtenía, disciplina en la que tenía muy malos conocimientos ya que no había sido una materia presente en su formación. «Leí muchísima historia desde que era estudiante de la carrera pero mucho más despúes de graduada y posgraduada para tratar de explicar y armar un panorama que fuera creíble y armónico». La interdisciplinariedad siempre formó parte de sus inquietudes desde los inicios de su formación, tanto en la disposición por trabajar con académicos de otras disciplinas como por formarse personalmente en varias áreas para poder abordar los temas de investigación. La carrera favoreció esta inquietud, Antropología incluía además de historia, geografía, geología, demografía, disciplinas que era necesario integrar. El acceso a algunos hechos históricos poco difundidos como la recopilación de Acosta y Lara acerca de descendientes indígenas en el departamento de Tacuarembó y los repartos de mujeres indígenas que se dieron en varias oportunidades en nuestro teritorio fue el punta pie inicial a sus preguntas en esta línea de trabajo. Se sumaron relatos de mujeres indígenas que tuvieron hijos con europeos o descendientes directos de españoles, hecho que comenzó a relacionar con los resultados de su investigación. Añadió que en el inicio de la carrera este cruce de disciplinas se daba sólo en la formación de grado, pero ahora muchos de los estudiantes de posgrado se están formando en genética por ejemplo. Visibilizar una historia oculta Sans reflexionó sobre la importancia de sacar a la luz una historia que había permanecido oculta, expresó: «Haber invisibilizado una colectividad entera, teniendo en cuenta que hoy se sabe que un tercio o más de la población uruguaya es descendiente de indígenas, es terrible...el proyecto apunta a eso a visibilizar esa historia que fue dejada de lado». Noticia relacionada: Mónica Sans recibirá el premio L’Oréal-UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia Más información: Gacetilla premio ganador

Publicado el lunes 23 de septiembre de 2019

Buscar un articulo