Homenaje a Eduardo Bleier en la Udelar

1 / 60
 Imagen de la galeria
2 / 60
 Imagen de la galeria
3 / 60
 Imagen de la galeria
4 / 60
 Imagen de la galeria
5 / 60
 Imagen de la galeria
6 / 60
 Imagen de la galeria
7 / 60
 Imagen de la galeria
8 / 60
 Imagen de la galeria
9 / 60
 Imagen de la galeria
10 / 60
 Imagen de la galeria
11 / 60
 Imagen de la galeria
12 / 60
 Imagen de la galeria
13 / 60
 Imagen de la galeria
14 / 60
 Imagen de la galeria
15 / 60
 Imagen de la galeria
16 / 60
 Imagen de la galeria
17 / 60
 Imagen de la galeria
18 / 60
 Imagen de la galeria
19 / 60
 Imagen de la galeria
20 / 60
 Imagen de la galeria
21 / 60
 Imagen de la galeria
22 / 60
 Imagen de la galeria
23 / 60
 Imagen de la galeria
24 / 60
 Imagen de la galeria
25 / 60
 Imagen de la galeria
26 / 60
 Imagen de la galeria
27 / 60
 Imagen de la galeria
28 / 60
 Imagen de la galeria
29 / 60
 Imagen de la galeria
30 / 60
 Imagen de la galeria
31 / 60
 Imagen de la galeria
32 / 60
 Imagen de la galeria
33 / 60
 Imagen de la galeria
34 / 60
 Imagen de la galeria
35 / 60
 Imagen de la galeria
36 / 60
 Imagen de la galeria
37 / 60
 Imagen de la galeria
38 / 60
 Imagen de la galeria
39 / 60
 Imagen de la galeria
40 / 60
 Imagen de la galeria
41 / 60
 Imagen de la galeria
42 / 60
 Imagen de la galeria
43 / 60
 Imagen de la galeria
44 / 60
 Imagen de la galeria
45 / 60
 Imagen de la galeria
46 / 60
 Imagen de la galeria
47 / 60
 Imagen de la galeria
48 / 60
 Imagen de la galeria
49 / 60
 Imagen de la galeria
50 / 60
 Imagen de la galeria
51 / 60
 Imagen de la galeria
52 / 60
 Imagen de la galeria
53 / 60
 Imagen de la galeria
54 / 60
 Imagen de la galeria
55 / 60
 Imagen de la galeria
56 / 60
 Imagen de la galeria
57 / 60
 Imagen de la galeria
58 / 60
 Imagen de la galeria
59 / 60
 Imagen de la galeria
60 / 60
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

El 14 de octubre entre las 12 y las 15 horas en el edificio principal de la Universidad de la República (Udelar), se realizó el velatorio público de Eduardo Bleier, secuestrado y asesinado en 1975 durante la dictadura cívico militar; sus restos fueron hallados a fines de agosto en el Batallón de Infantería N° 13.

A las 11:30 horas ya se encontraban los familiares de Eduardo Bleier y el rector de la Universidad de la República Rodrigo Arim, en el hall de la Udelar. A esa hora la esquina de 18 de julio y Eduardo Acevedo se hallaba colmada de personas, entre ellas integrantes de organizaciones sociales, como Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos y militantes de distintos sectores del Frente Amplio, que se hicieron presentes para despedir los restos de Bleier y acompañar a sus familiares. Una corriente humana de hombres y mujeres de todas las edades que nunca cesó hasta las 15 horas, circuló desde el exterior al hall de la Udelar, para abrazar a los familiares de Bleier y rendir homenaje a su memoria. Autoridades de gobierno, jerarcas de organismos del Estado, dirigentes políticos y sindicales también llegaron acompañar a los familiares de Bleier. Alrededor de las 13 horas llegó el presidente de la República Tabaré Vázquez e ingresó al hall donde se reunió con los familiares, el rector Rodrigo Arim y Felipe Michelini, coordinador del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia de la Presidencia de la República. Michelini fue quien hizo uso de la palabra. Se dirigió a los nietos e hijos de Eduardo Bleier, Carlos, Gerardo, Irene y Rosana, a la organización de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, al presidente de la República, al rector de la Universidad y a las ciudadanas y ciudadanos presentes. Expresó: «Nos encontramos para honrar, homenajear y despedir los restos de quien fuera Eduardo Bleier, odontólogo de profesión, esposo, padre de cuatro hijos y luego tuviste Eduardo, ocho nietos. Amigo de muchos, comprometido con su Partido Comunista, militante del Frente Amplio». Michelini señaló la importancia de que este homenaje a Bleier se hiciera en la Udelar por ser esta «su casa» y recordó que Eduardo fue víctima de la dictadura cívico militar, asesinado y desaparecido durante más de cuatro décadas. Agregó: «el régimen cívico militar avasalló las instituciones democráticas, sometió a un férreo y represivo control social a nuestro pueblo, consolidó la tortura sistemática, la violación y abuso sexual de los detenidos, la prisión prolongada, las ejecuciones extrajudiciales y la desaparición forzada dentro y fuera de fronteras, sus víctimas fueron y son personas indefensas». Michelini subrayó que esta acción represiva fue diseñada, ordenada y ejecutada desde las máximas autoridades del régimen, incluídos los mandos militares. Acotó que esta acción fue acompañada por una negación sistemática de los hechos, que fueron denunciados desde el mismo momento en que ocurrieron. Recordó que luego de recuperada la democracia a pesar de todos los esfuerzos que se hicieron por develar la verdad «el país fue sumido en la impunidad a través de la sanción, aplicación e interpretación de la Ley de Caducidad». Michelini resaltó que Bleier tenía gran responsabilidad en su partido en el que estaba a cargo de finanzas y de la departamental de Montevideo, tareas que continuó ejerciendo en la clandestinidad durante el régimen militar. Recordó que fue secuestrado en el marco de la operación Morgan en setiembre de 1975, y luego recluido en el local denominado 300 Carlos (ex batallón de infantería N.º 13). Refirió que múltiples testimonios señalaron que durante este encierro fue objeto de durísimas torturas y vejámenes y el análisis de sus restos confirmó este tratamiento. Añadió que a pesar de que era probable que Bleier tuviera cierta idea de los riesgos que enfrentaba, sus convicciones lo hicieron mantener su labor militante aún en la clandestinidad. «No pudo suponer jamás que el castigo a su compromiso se iba a trasladar a su esposa, sus hijos y nietos por 44 años al ser objeto de una desaparición forzada, aún hoy con toda la evidencia desplegada ante nosotros nos cuesta creer que desde el Estado, contando con todos sus medios, haya ocurrido tanta saña criminal». Michelini manifestó al respecto de estas acciones: «los responsables de su secuestro, tortura, desaparición y muerte fueron muy valientes al momento de torturar víctimas indefensas por el contrario han demostrado una cobardía sin límites a la hora de enfrentar sus responsabilidades». Añadió que los culpables habían logrado rehuir sus responsabilidades en hechos tan monstruosos a través de un pacto mafioso de silencio, el ocultamiento de información y la construcción de la mentira sistemática. Resaltó que frente a este hermetismo la respuesta fue redoblar el compromiso y continuar luchando por mantener una búsqueda incansable, lo que ha permitido encontrar partes de la verdad que se quiso ocultar, desmontar la impunidad que se quiso imponer y recuperar la memoria para erradicar el olvido. Expresó: «La búsqueda de los detenidos desaparecidos y la denuncia permanente de los crímenes de Estado no significa pensar el ayer con los ojos en la nuca, tampoco es pensar sobre hechos irrelevantes en el presente, la búsqueda debe ser entendida por el contrario como una causa sagrada de todos los uruguayos, tarea irrenunciable para dejar un legado de dignidad a las próximas generaciones». Michelini resaltó que este es el futuro por el que debemos trabajar y construir, en el que prime la democracia, el estado de derecho y la plena vigencia de los derechos humanos. Sostuvo que esta construcción no puede sustentarse en el ocultamiento, en la cultura de la impunidad y en el olvido. En este sentido destacó la importancia del trabajo de tantos, especialmente de la asociación de Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos, que muchas veces en soledad han mantenido sin pausa la búsqueda. Michelini se dirigió al presidente Tabaré Vázquez y manifestó que el 1º de marzo de 2005 al asumir su primer gobierno anunciaba que se iba a excavar en los cuarteles allí donde hubiese indicios de la existencia de restos para que estos dejaran de ser cementerios clandestinos. Citó que expresaba textualmente «Queremos saber qué pasó con estos ciudadanos, si están o no enterrados allí. Si están, serán recuperados, serán identificados, sus restos serán entregados a sus familiares. Y si no están, tendremos que saber por qué no están y dónde están, qué pasó con ellos». Michelini valoró que el cambio de la política sobre las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el pasado reciente dio así un giro fundamental. Michelini sostuvo que no ha sido fácil conocer la verdad, «perversamente no la dicen o mienten, pero no pueden hacer callar a la tierra». Recordó cómo fue posible ubicar los restos del escribano Fernando Miranda, del maestro Julio Castro, de Ricardo Blanco Valiente y de Ubagesner Chaves Sosa. Agregó que el 27 de agosto se ubicaron los restos de quien luego el equipo argentino de antropología forense confirmó el pasado 7 de octubre que pertenecían a Eduardo. Planteó que se debe continuar con la tarea y hacer todo lo imposible para lograr más resultados y denunciar los crímenes de lesa humanidad. Añadió que es necesario lograr la ubicación de los demás detenidos desaparecidos y someter al veredicto de la justicia a las personas sospechosas de tan graves hechos para consolidar así la construcción del «Nunca más». «Leyendo una vez y mil veces la triste página de nuestra historia, así será posible darla vuelta y avanzar en la reconciliación nacional». Michelini finalizó con una sentida despedida a Eduardo Bleier: «Nuestro mejor y más sentido homenaje a Eduardo Bleier, luego de darle digna sepultura, será continuar con la causa. Eduardo, te buscamos siempre. Rosa y Elena removieron cielo y tierra para ubicar tu paradero. Bienvenido a casa. Descansa en paz junto a Rosa, madre de tus hijos. A tus hermanas, Julia, Amelia y Elena. Nunca te fuiste. Siempre has estado y seguirás viviendo en tus nietos». Vea el video del discurso de Felipe Michelini Vea el video de todo el homenaje

Publicado el lunes 14 de octubre de 2019

Buscar un articulo