Expertos internacionales en inteligencia artificial se reunieron en Facultad de Ingeniería

1 / 13
 Imagen de la galeria
2 / 13
 Imagen de la galeria
3 / 13
 Imagen de la galeria
4 / 13
 Imagen de la galeria
5 / 13
 Imagen de la galeria
6 / 13
 Imagen de la galeria
7 / 13
 Imagen de la galeria
8 / 13
 Imagen de la galeria
9 / 13
 Imagen de la galeria
10 / 13
 Imagen de la galeria
11 / 13
 Imagen de la galeria
12 / 13
 Imagen de la galeria
13 / 13
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

Del 11 al 15 de noviembre en la Facultad de Ingeniería (Fing) de la Universidad de la República (Udelar), se desarrolló KHIPU, un encuentro latinoamericano y escuela de verano sobre Inteligencia Artificial (IA) que reunió expertos de todo el mundo.

El encuentro tuvo lugar en el edificio Polifuncional «José Luis Massera» y contó con variadas actividades vinculadas a la IA. En el Anfiteatro del edificio se desarrollaron conferencias sobre los desafíos que hay actualmente en el área, sus aplicaciones y cómo es el impacto para el bien social. En forma paralela, en otro de los salones de este edificio, empresas nacionales y extranjeras exponen sus trabajos en diferentes estand para intercambiar con los asistentes al encuentro. Sinergia entre la academia y el sector industrial El Portal de la Udelar conversó con Marcelo Fiori, docente del Instituto de Matemática de la Fing e integrante del Comité Organizador del KHIPU junto a otros docentes de Fing como José Lezama y Federico Lecumberry. Fiori relató que KHIPU surgió de un encuentro similar que se realiza en África, el INDABA, y que va por su tercera edición. Para organizar el evento en Uruguay trabajaron dos grupos uno nacional y otro internacional. El Comité Organizador local estuvo integrado por siete integrantes de Facultad de Ingeniería, en su mayoría de la carrera Ingeniería eléctrica y uno del Instituto de Matemática. El grupo internacional se formó con un profesional uruguayo que trabaja en inteligencia artificial en Londres, una brasileña y un argentino. Explicó que esta fue la primera edición de un evento que se organizó como una conferencia-escuela latinoamericana y en la que participaron expertos de todo el mundo en IA y temas relacionados. Añadió que el nivel de conocimientos de los expositores que dieron las charlas a estudiantes y docentes «fue increíble», y citó el caso de uno de ellos que había sido galardonado con el premio Tuning. Con respecto a la selección de los participantes, Fiori explicó que se realizó un llamado, a través de una aplicación que permitió realizar «un proceso de selección muy justo y estricto», a partir del cual se definieron los profesionales y estudiantes principalmente de Latinoamérica que participaron en este encuentro. Acotó que se tuvo mucho cuidado con la selección y se logró que casi todos los países de latinoamérica estuvieran representados: México, Guatemala, Bolivia, Perú, Paraguay, Argentina, Chile y Uruguay. Otro logro fue la paridad entre el número de hombres y de mujeres tanto en los participantes como en los expositores. Agregó que «30 de los 300 seleccionados fueron uruguayos y que el nivel de exigencia para fue el mismo para todos los postulantes». Las charlas de los expertos tuvieron dos partes: una expositiva dirigida a estudiantes, docentes y profesionales, y las sesiones prácticas que se realizaron los días lunes, martes y miércoles en la tarde. Fiori resaltó que las conferencias no fueron enfocadas para público especializado sino que tuvieron en cuenta que la gente pudiera «incorporar los conocimientos, fueron una especie de tutorial, en el que los investigadores explicaron cómo hacerlo». En las instancias de práctica, los estudiantes apoyados por el conocimiento de un experto, durante dos horas, pudieron seguir un proyecto común, aprendieron a resolver problemas y utilizar herramientas concretas. Fiori valoró como una gran experiencia para los estudiantes la posibilidad de tener a estos expertos «como profesores mano a mano». Otra de las actividades fue la presentación de las tecnologías que empresas del área, exhibieron en los estand ubicados en otro salón próximo al de las conferencias. Esto permitió una dinámica muy interesante porque «los estudiantes pudieron interactuar con representantes de las compañías y preguntarles acerca de sus desarrollos» explicó Fiori. Añadió que otra potencialidad de estas instancias es «generar vínculos, proyectos en común, una dinámica de interacción entre la industria y la academia». También resaltó que entre las empresas presentes en los estand había firmas nacionales en las que trabajan varios egresados y estudiantes de la Facultad de Ingeniería y de otras facultades de la Udelar. En la sala donde se instalaron los estand, también, muchos de los participantes presentaron sus trabajos a través de posters que se exhibieron durante los tres días del evento. Esta exposición contribuyó también a que los participantes conocieran lo que se hace en el campo de la inteligencia artificial en Latinoamérica. En cuanto a la financiación del evento, Fiori explicó que varias empresas participaron como sponsors y exhibieron sus tecnologías en los estand. Estos fondos permitieron que se cubrieran por completo los gastos de los estudiantes que aplicaron para ayudas económicas lo que les permitió participar. Fiori evaluó el encuentro como «muy positivo» no solo por el número y el nivel de conocimiento de los participantes, sino también porque los estudiantes y profesionales en el área de inteligencia artificial «son muchísimos en Latinoamérica y no se conocen todos», por lo que esta instancia «es muy interesante para favorecer el encuentro». Además subrayó la importancia de KHIPU porque «Latinoamérica tiene una realidad y problemas comunes en la temática inteligencia artificial y a su vez diferentes a los que enfrentan Estados Unidos y Europa e igual de importantes». «Algunas de esas dificultades comunes radican en hacer investigación en esta área y determinar a qué problemas se puede aplicar la investigaciones que se hacen», remarcó. Para Fiori es sumamente valioso «promover que la gente que trabaja en inteligencia artificial en Latinoamérica se dedique a problemas específicos». Para eso es necesario que las personas que trabajan en esta área se conozcan, sepan que en otros países de Latinoamérica se hacen cosas muy buenas en este campo y muy cercanas a las que se hacen en Uruguay y generen vínculos de colaboración. Fiori sostuvo que «en el KHIPU se crea el ambiente propicio para cumplir estas condiciones». Fiori resaltó además la importancia de la participación de las empresas en el evento por la «sinergia que permite crear entre la academia y el sector industrial». Añadió que «este vínculo cooperativo es fundamental teniendo en cuenta el contexto que presenta la investigación en esta área en Latinoamérica, en lo que se refiere a la dificultad en el acceso a los fondos para desarrollarla». Otro de los logros importantes del evento para facilitar el acceso y mayor participación en las actividades, fue la transmisión de las conferencias a través del canal Vera y se instrumentó una aplicación que permitió que las personas que estuvieran siguiendo el evento por este medio a enviar preguntas vía internet. Egresados y estudiantes de Udelar en acción El Portal de Udelar también dialogó con Crhistyan Silva, estudiante de Fing, que se encontraba al frente del stand de la empresa GlamST, una plataforma uruguaya de maquillaje virtual. En noviembre del 2018 la compañía estadounidense Ulta Beauty, una de las cadenas de comercios de venta de maquillaje y belleza más importantes de ese país, compró GlamST. Silva explicó que GlamST desarrolló para la empresa norteamericana una aplicación que permite que las personas puedan probarse el maquillaje antes de comprarlo, Además esta tecnología tiene un sistema de recomendaciones acerca del producto adecuado de acuerdo a la forma de los ojos, color de piel y otras características de las personas. Silva forma parte del equipo, que entre otras tareas provee a la empresa el sistema de recomendación, gestiona datos del usuario, del historial de compra. Señaló que el stand despertó mucho interés sobre todo en visitantes que además de recibir una explicación acerca de esta tecnología, pudieron probar allí mismo la aplicación. Otra de las empresas uruguayas presentes en la muestra es Tryo Labs. Alejandra Duarte, Licenciada en Administración de Empresas en la Udelar y gerente de Recursos Humanos explicó que la empresa es una consultoría que exporta servicios de Inteligencia Artificial a compañías, especialmente de la costa oeste de Estados Unidos, entre ellas al mayor centro mundial de tecnología: Sillicon Valley en California. Agregó que Tryo Labs se dedica a resolver problemas de empresas de diversos rubros (no se especializan en una industria en particular). Martín Figolli, egresado de Administración de empresas y responsable del área comercial de Tryo Labs, mencionó que se dedican a la producción de software en el área de la inteligencia artificial y especialmente en la subárea del aprendizaje automático. «Este tipo de aprendizaje consiste básicamente en crear sistemas que puedan aprender de datos, que no tengan que ser programados manualmente para tomar decisiones, sino que puedan predecir por sí solos», aclaró. Brindan el servicio a empresas que no tienen estas capacidades internamente y les cuesta contratarlo porque el mercado de Estados Unidos es muy competitivo para este tipo de tecnología. Otro motivo por el cual, empresas de este país los contratan es que algunas de ellas quieren extender más sus capacidades y expandir su producción, y no pueden contratar a la velocidad que quieren para cumplir este objetivo. Figolli añadió que actualmente trabajan 50 personas en Tryo Labs desde Uruguay. Muchos de ellos son egresados de la Facultad de Ingeniería de la Udelar, no solo de la carrera de ingeniería en computación sino también ingeniería eléctrica, telecomunicaciones, carreras con perfil estadístico matemático bastante fuerte. Sostuvo que el nivel de conocimiento de los estudiantes y egresados de la Udelar que llegan a la empresa «está a la altura del servicio que brindan a las compañías estadounidenses. Esto ha posibilitado a Tryo Labs posicionarse y vender servicios acordes a las expectativas de sus clientes». Para Figolli, «el buen nivel de los jóvenes que ingresan a trabajar en la empresa tiene mucho que ver con la formación que reciben en la Udelar». Duarte apoya lo expresado por Figolli en este sentido, e señaló que aunque la empresa desarrolla procesos de capacitación interna para sus empleados, estos cursos están enfocados principalmente hacia las tecnologías que utilizan en la compañía. En lo que respecta a la formación con la que llegan los nuevos empleados egresados de la Udelar, sostuvo que «es buena, no solo por el nivel de conocimiento en sí mismo, sino también por la capacidad de análisis y de resolver problemas, con la que cuentan». Hackatón por LUISA En paralelo a la práctica básica y avanzada, se desarrolló un hackatón: encuentro con el objetivo de desarrollar herramientas y métodos de manera colaborativa. Esta hackatón, estuvo vinculada al proyecto LUISA, que se enmarca en una investigación de más largo alcance: Cruzar.uy, un trabajo llevado a cabo en conjunto por la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Información y Comunicación de la Udelar, para traducir e interpretar textos relacionados con la última dictadura uruguaya (1973-1985). Cruzar.uy tiene el objetivo de cruzar información y reconstruir la historia sobre la reciente dictadura en Uruguay. Para ello busca transcribir automáticamente los más de cuatro millones de documentos desclasificados de los distintos cuerpos de las Fuerzas Armadas del Uruguay (FFAA) de los que se tiene conocimiento. Dicha transcripción es difícil dado el alto nivel de degradación de muchos de esos documentos. Por tanto, LUISA busca lograr una buena transcripción combinando la participación de la población en un esfuerzo colectivo (crowdsourcing) y utiliza métodos avanzados de procesamiento de imágenes y visión por computadora (que a su vez se alimentan de la información recabada por la gente) para procesar con éxito la mayor cantidad posible de dichos documentos. Ignacio Ramírez, integrante del Departamento de Procesamiento de Señales del Instituto de Ingeniería Eléctrica de la Fing fue el responsable de gestionar el estand LUISA. Opinó que KHIPU fue el evento más importante que se armó en esta Facultad desde que tiene memoria. «Ha habido otros de muy alto nivel académico, pero ninguno con la significancia y el potencial de cambiar el panorama de la investigación regional, en particular en el área específica de la Inteligencia Artificial pero no restringido a ella». Ramírez informó que para el hackatón que organizaron en torno a LUISA en el KHIPU hubo más de 30 inscriptos. «La gente fue extremadamente receptiva al respecto de esta propuesta» señaló. Mencionó que en particular «las personas de más alto rango que vinieron al congreso estuvieron entre las más interesadas, como por ejemplo Nando Freitas y Danielle Belgrave». Ramírez acotó que tuvieron un llamado de atención por parte de estas personas en cuanto a que LUISA no hubiera sido más promocionada dentro del congreso. Reflexionó que aunque todavía no saben cuales van a ser los logros de esta actividad, por lo pronto les ha contactado con muchos interesados en continuar la experiencia de LUISA y extenderla a otros contextos y regiones. Tal fue el caso de una muchacha del proyecto Mumuki, de Argentina, quien invitó a Ramírez a reeditar la experiencia en Buenos Aires, en el contexto de un congreso de programación en Python.

Publicado el martes 19 de noviembre de 2019

Buscar un articulo