«Humanidades se mira»: FHCE en proceso de evaluación institucional

1 / 18
 Imagen de la galeria
2 / 18
 Imagen de la galeria
3 / 18
 Imagen de la galeria
4 / 18
 Imagen de la galeria
5 / 18
 Imagen de la galeria
6 / 18
 Imagen de la galeria
7 / 18
 Imagen de la galeria
8 / 18
 Imagen de la galeria
9 / 18
 Imagen de la galeria
10 / 18
 Imagen de la galeria
11 / 18
 Imagen de la galeria
12 / 18
 Imagen de la galeria
13 / 18
 Imagen de la galeria
14 / 18
 Imagen de la galeria
15 / 18
 Imagen de la galeria
16 / 18
 Imagen de la galeria
17 / 18
 Imagen de la galeria
18 / 18
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

Del 18 al 20 de noviembre, la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE) de la Universidad de la República (Udelar) recibió la visita de pares evaluadores extranjeros, en el marco del proceso de autoevaluación institucional que está llevando adelante la facultad.

A mediados de 2018, la FHCE fue seleccionada, con otros cuatro servicios de la Udelar (Facultad de Derecho, Facultad de Psicología, Instituto Superior de Educación Física y Escuela de Nutrición), para realizar un Proceso de Evaluación Institucional, con una duración de un año. La Comisión Central de Evaluación Interna y Acreditación (CEIyA) de la Udelar elaboró en 2018 las Pautas para esta evaluación institucional, con indicadores pensados para facilitar la tarea de autoevaluación de estos cinco servicios. La CEIyA entiende que la evaluación institucional es un proceso que contribuye al mejoramiento de la calidad y por ende a las prácticas universitarias. En estos procesos se propicia la creación de espacios de reflexión y análisis por parte de los distintos actores, otorgando un mayor sentido a las actividades desempeñadas. A su vez, estos procesos de evaluación deben ser permanentes, continuos y sistematizados de forma que ayuden a comprender la realidad e implementar acciones que permitan corregir deficiencias para llevar a la mejora de la institución, a través de los planes de mejora. Comienza proceso de evaluación institucional Para llevar adelante este proceso la FHCE realizó un llamado abierto a tres cargos docentes (un grado 3 que tiene el rol de coordinador y dos grados 2, asistentes) para conformar una Comisión Técnica (CT). La CT empezó a trabajar con integración plena a comienzos de 2019 y se prevé que finalice su tarea el 31 de diciembre de este año. Además de la Comisión, de acuerdo a lineamientos de la CEIyA, en este proceso en la FHCE trabaja un grupo de trabajo cogobernado nombrado en el Consejo de la Facultad del 20 de marzo de 2019, que tiene el cometido de pensar la participación de los órdenes con la gestión técnica en el proceso de autoevaluación institucional. Está integrado por dos representantes por orden (un titular y un alterno) y tiene el objetivo de apoyar el proceso a través de un trabajo con estudiantes, docentes, egresados y funcionarios TAS. La Comisión Técnica está integrada por Álvaro Silva, licenciado en Educación y docente de FHCE como coordinador, y como asistentes Gimena Albarenga, licenciada en Ciencias Políticas y Rocío Deheza, licenciada en Geografía, quien asumió en setiembre de este año en lugar de Cecilia Bardier, licenciada en Biología. El Portal de Udelar dialogó con los tres integrantes de la CT sobre este proceso. Silva resaltó lo valioso de que el equipo esté integrado por un docente de FHCE pero también con egresados de otras facultades y de disciplinas distintas ya que esto le aportó una mirada externa y herramientas metodológicas variadas. Silva explicó que el objetivo de este trabajo es «generar procesos de mejora en los que la autoevaluación sea una herramienta que permita situar dónde está parado el servicio, cuáles son sus luces y sus sombras, sus logros y dificultades». Indicó que la Comisión evaluó dimensiones pautadas previamente por la CEIyA, como aspectos edilicios, docentes, estudiantiles, administrativos y de infraestructura. En base a este proceso de evaluación el grupo elaboró un informe que se entregó a los evaluadores externos. «Humanidades se mira» En cuanto al «Informe final - Proceso de Autoevaluación Institucional» que elaboró la Comisión Técnica, Albarenga señaló que se presentó a mediados de julio de 2019 y se encuentra ya disponible en la web de la FHCE. Por su parte, Deheza añadió que para la elaboración de este documento se evaluaron varias dimensiones de la Facultad en cada una de las cuales se encontraron fortalezas y debilidades. Algunos de estos aspectos son: el contexto institucional, la enseñanza, extensión e investigación, la comunidad universitaria y la infraestructura en la que se incluye también el servicio de biblioteca. Silva recordó que el trabajo de la Comisión Técnica tuvo una primera instancia que comenzó el 2 de enero con muy poca gente en la facultad, y en la que el equipo se dedicó a reunir la información de acuerdo a las pautas establecidas por la CEIyA. Para esta tarea se basaron en datos obtenidos a través de la web de la facultad y de la Udelar y sus distintas dependencias y en la plataforma Expe+ de la que obtuvieron información sobre resoluciones de expedientes. En una segunda etapa, que abarcó los meses de marzo y abril, el grupo se enfocó a la realización de entrevistas a los distintos actores de la facultad y en una tercera instancia; en los meses de mayo y junio llevaron adelante la tarea más masiva y más difícil de realizar cara a cara: las encuestas. El coordinador de la CT aclaró que debido al plazo acotado de trabajo para realizar este proceso en todas sus etapas, no pudieron entrevistar a todas las personas de la Facultad. El equipo utilizó el primer semestre para tomar decisiones acerca de quiénes eran los actores que tenían información relevante en cada aspecto a indagar y por tanto sería más pertinente entrevistar. También discutió y decidió en este primer período si las encuestas se harían a una muestra, a un universo, en Montevideo o en interior. Silva resaltó que «aunque siempre hay cierto temor en las instituciones frente a instancias de evaluación porque implica ver lo que se está haciendo mal, en este proceso hubo una muy buena disposición a recibir y conversar con los integrantes de la CT por parte de todos los actores de la facultad». El docente agregó que solicitaron información en Contaduría acerca de manejos presupuestales, en sección Personal sobre la conformación de los equipos docentes, de los funcionarios técnicos, administrativos y de servicio. Asimismo, en las bedelías de la facultad recabaron información sobre matrícula, egresos y avances de las carreras. Se reunieron también con las comisiones de carrera para conocer más acerca de los planes de estudio y su implementación. «La gente compartió, pensó en voz alta, eso ya valió mucho, más allá del informe», expresó Silva. Valoración del proceso El coordinador del equipo resaltó la importancia del proceso de autoevaluación y el informe técnico de la Comisión, porque eso permitió «a la facultad reunir y sistematizar una buena parte de la información que se encontraba dispersa». Agregó que este trabajo «va a ser un insumo fundamental, no solo para los actores actuales de FHCE, sino también para los futuros». Albarenga explicó que, si bien FHCE tiene 3500 estudiantes activos (menos que otros servicios de la Udelar), cuenta con mucha oferta de carreras. La docente detalló que en la actualidad existen seis licenciaturas en Montevideo, cuatro tecnicaturas (dos en Montevideo y dos que se dictan solo en el interior), a las que se agregan las formaciones de posgrado. Esto hace que haya información acerca de cursos que no pasa por la bedelía de la sede central de la Facultad. Silva destacó que hacía años que la facultad no transitaba por un proceso similar (realizó su última autoevaluación hace 20 años, sin equipo técnico, conformando dos comisiones, una de estudiantes y otra de docentes). El antecedente más cercano fue un proceso de autoevaluación y evaluación externa (con docentes de Brasil, Argentina y Chile) que se llevó adelante en el 2017 en la Maestría en Humanidades de la facultad. Agregó que la CT contó con los materiales de esta evaluación y las recomendacione de los evaluadores externos, como insumo para su trabajo. La mirada externa La segunda etapa del proceso se cumplió entre el 18 y el 20 de noviembre con la visita de los tres evaluadores pares. El equipo de evaluadores pares está integrado por Elvira Narvaja de Arnoux, egresada de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Augusto Pérez Lindo egresado de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), ambos docentes de la UBA; y Alicia Gómez de la Facultad de Medicina de la Udelar, todos con amplia experiencia en procesos de acreditación. Silva destacó la importancia de que uno de los evaluadores fuera de la Udelar, porque «aporta al grupo el conocimiento acerca de la institución». Asimismo señaló como muy positivo que los nombres de este equipo hayan surgido de una lista mucho más amplia por consenso entre el Consejo de la FHCE y la CEIyA. Los pares evaluadores externos generarán un plan de mejoras para la institución, basándose en el documento producido por la CT de la FHCE y en la información que recaben de reuniones, entrevistas con distintos actores universitarios y recorridas por la facultad que realizaron en su visita de tres días a Uruguay. Silva indicó que «con el informe que hagan los docentes extranjeros, la facultad en los ámbitos de cogobierno decidirá cuales son las mejoras a priorizar». Asimismo, Silva explicó que el equipo le hizo llegar a los evaluadores el informe técnico de la Comisión 25 días antes de su llegada a Uruguay. Además de este documento, el equipo en diálogo con la Comisión cogobernada de la FHCE, decidió generar otro mucho más breve, una separata de 25 carillas. Este repartido se hizo con el fin de que el grupo de evaluadores externos accediera más fácilmente a información rápida, como cuántos estudiantes hay en la Facultad, con cuántos metros cuadrados se cuenta, entre otros datos. En base a este informe los docentes visitantes mantuvieron reuniones para formular preguntas, pedir más información y aclarar dudas. Durante su visita se entrevistaron con actores relevantes de la facultad —estudiantes, docentes y egresados— para indagar sobre las dimensiones comprendidas en el informe. Deheza aclaró que «para las instancias de intercambios con los visitantes extranjeros se realizó una convocatoria abierta a todos los actores de la facultad». Los evaluadores también se reunieron con comisiones, directores de institutos, secciones administrativas, ámbitos de cogobierno (el Consejo y la Asamblea del Claustro de la Facultad). Silva comentó que el aporte valioso de los evaluadores externos radica en que «ven cosas que los actores de la facultad muchas veces no ven por estar inmersos dentro de la lógica de la institución». Por otro lado, al hacer recomendaciones «pueden estar desconociendo el contexto de la facultad y por tanto ignorando si esas modificaciones son aplicables o no». Para Silva tanto la evaluación interna como la externa «tienen sus potencialidades por lo que son complementarias». Próximos desafíos Silva subrayó que frente al actual proceso de evaluación los desafíos que se le presentan a la FHCE son diferentes a los de hace dos décadas. La Facultad tiene ampliamente consolidada su formación de posgrado y tecnicaturas, se ha extendido hacia el interior del país y tiene cursos de doctorado. Albarenga añadió que al final del informe el equipo planteó una serie de sugerencias y aspectos a destacar que surgen de la investigación realizada. En este sentido señalaron que todos los actores de la FHCE coinciden en las necesidades locativas por la antigüedad del edificio, la escasez de espacio frente al aumento sostenido de la matrícula estudiantil y las nuevas ofertas de posgrado. Por otro lado, los entrevistados se refirieron a la restauración de la casa de posgrados de la FHCE, el alquiler de algunos locales cercanos que se usan como salones y la utilización del aulario del Área Social y Artística, como estrategias que «ayudaron a descongestionar el edificio central de la Facultad». Otro de los aspectos señalados en el informe de la CT se refiere a la necesidad de evaluar los planes de estudio de las carreras que en casi todos los casos son relativamente nuevos (2014-2015) e incorporaron la creditización, materias electivas y optativas. Silva agregó que en cuanto a la percepción de los estudiantes sobre la formación que transitan, valoran como «positiva la posibilidad de tener recorridos más flexibles, articular integralmente la investigación, extensión y enseñanza». Por otra parte, «al haber nada más que tres o cuatro egresados, a través de las entrevistas no es posible tener una percepción del conjunto» aclaró. Otro de los desafíos que surge del informe es la articulación de la facultad, que no tiene un perfil profesional tan definido, con otros actores de la sociedad. Silva consideró que se están dando pasos en ese sentido. Como ejemplo indicó que existen en la actualidad historiadores que trabajan en el Centro de Fotografía y egresados de la Tecnicatura en Museología que trabajan en museos. Asimismo, hay convenios vigentes con la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y con la Fiscalía General de la Nación, que posibilitan que egresados de la FHCE trabajen en estos organismos. En esta articulación con otros actores también «señalan la necesidad de profundizar propuestas integrales como la educación en cárceles y el trabajo con migrantes, e instrumentar más espacios para que los estudiantes puedan transitar por esas experiencias durante su formación» concluyó Silva. Durante su visita de tres días, los evaluadores externos se reunieron con la decana de FHCE, Ana Frega, la Comisión de Evaluación Institucional, el Equipo Técnico de Autoevaluación Institucional, estudiantes, docentes y egresados, entre otros actores clave de la facultad. Evaluadores intercambian con el rector El lunes 18 a las 11 horas los evaluadores se reunieron con el rector de la Udelar, Rodrigo Arim. El rector explicó que «hace un tiempo la Universidad de la República definió que el proceso de evaluación institucional tenía que correr en paralelo» a los procesos de acreditación de carreras. En este sentido, remarcó la importancia de incluir la dimensión institucional porque «no estamos hablando solamente de carreras, estamos evaluando el funcionamiento de instituciones universitarias que tienen funciones y objetivos múltiples». Además, este mecanismo permite «no dejar por fuera de la posibilidad de generar evaluación externa a servicios universitarios completos o áreas de la Udelar que por distintas razones no pueden converger a los procesos de evaluación regional de carreras». Al referirse a la Udelar, resaltó que «somos una universidad grande en un país pequeño y es una característica muy idiosincrática del Uruguay». Explicó a los evaluadores que actualmente la Udelar cuenta con 150.000 estudiantes de grado y 16.000 funcionarios entre docentes y no docentes «es un guarismo alto en cualquier contexto internacional». «Hoy somos la institución que representa entre el 80% de toda la actividad universitaria en el Uruguay» remarcó. El rector señaló que por sus características, la Udelar «enfrenta la demanda de la coyuntura como universidad pública, gratuita y de libre acceso. Enfrenta dificultades de distinto calibre y por eso necesita generar mecanismos que aseguren la evaluación de toda su vida académica: la evaluación institucional es un mecanismo muy importante». Arim remarcó que para este rectorado es muy importante generalizar la evaluación institucional, «hacer que esta sea una práctica cotidiana, obligatoria de todos los servicios. Que todas las facultades, centros universitarios regionales y servicios estén sujetos al proceso de evaluación institucional». «Hay que definir el periodo de tiempo y los mecanismos por los cuales hacer andar la vocación de un servicio a adherirse a ese instrumento». Posteriormente los evaluadores le hicieron consultas y comentarios y se desarrolló un interesante intercambio. Al final de su visita los evaluadores presentaron un informe con recomendaciones. Más información Fotografías: 01 - 10: Unidad de Comunicación Udelar (UCUR) 11 - 18: Unidad de comunicación y ediciones FHCE-Udelar

Publicado el miércoles 20 de noviembre de 2019

Buscar un articulo