Programa Unicef-Udelar impulsa investigaciones sobre la niñez

1 / 2
 Imagen de la galeria
2 / 2
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

Con la financiación de Unicef, investigadores de distintos servicios de la Udelar desarrollarán cuatro proyectos académicos para conocer más profundamente los problemas de la infancia y la adolescencia en Uruguay. El rector Rodrigo Arim indicó que espera que este programa perdure, porque los universitarios «somos los principales proveedores de conocimiento para sostener en el largo plazo definiciones políticas».

El 11 de diciembre la representante de Unicef en Uruguay, Luz Ángela Melo, y la oficial de Protección de esa oficina en nuestro país, Lucía Vernazza, mantuvieron una reunión con el rector de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arim, la prorrectora de Investigación, Cecilia Fernández, y la coordinadora de la Unidad Académica de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC), Judith Sutz. El objetivo del encuentro fue el intercambio acerca de la marcha del Programa Piloto Unicef-Udelar, una experiencia de cooperación basada en el interés de ese organismo internacional en profundizar el conocimiento sobre los temas de infancia y adolescencia en nuestro país. Unicef decidió financiar en la Udelar el desarrollo de investigaciones académicas sobre el tema, a partir de un llamado a proyectos gestionado por la CSIC. En la reunión Melo explicó que Unicef Uruguay impulsó este programa con el fin de conocer realidades de la infancia «sobre las que había preguntas todavía sin responder». De ese modo —y luego de la firma de un convenio de cooperación entre Udelar y Unicef en 2018—, representantes de esa organización y de la CSIC trabajaron en la definición de tres ejes temáticos de interés para realizar un llamado a proyectos de investigación. El primero se titula «Desafíos de las políticas sociales para garantizar el derecho de niñas y niños a vivir en un ámbito familiar» y está relacionado con los sistemas de reclusión de menores como hogares residenciales y centros de detención. El segundo se denomina «Vínculo entre violencia en la pareja y violencia hacia las niñas y niños», y el tercero «Formas en que la violencia en los territorios afecta la vida de los niños, niñas y adolescentes». Para Unicef es importante «ir sembrando equipos en la Universidad» para el estudio en profundidad de estos temas, de modo de generar impacto en el diseño de las políticas públicas, y para ayudar al organismo internacional a realizar por la niñez «una abogacía basada en la evidencia», señaló Melo. El programa, que por el momento es piloto, abrió su convocatoria en junio de 2019 y cerró a comienzos de agosto. Se presentaron 13 proyectos que fueron evaluados en dos etapas: la primera estuvo a cargo de tres especialistas latinoamericanas, y la segunda fue cumplida por una subcomisión conformada por CSIC para ese fin. Al respecto la prorrectora de Investigación valoró la rapidez del proceso y explicó que se realizó con una modalidad habitual en llamados de la CSIC porque la comunidad académica nacional «es pequeña». Como resultado concretó la selección de cuatro de los proyectos considerados «muy buenos»; finalmente en octubre Unicef resolvió financiar los cuatro en lugar de tres, lo cual era el compromiso inicial del programa. Demandas solventes Los proyectos que se financiarán se enfocan en el seguimiento de niños, niñas y adolescentes hospitalizados por situaciones de violencia familiar; el estudio de la planificación urbana en relación con la inclusión de niñas, niños y adolescentes; la investigación de sus relatos acerca de situaciones de violencia intrafamiliar; y el análisis de las prácticas y representaciones sobre la niñez y la familia con funcionarios de centros de atención de 24 horas de INAU. Participan investigadores de las facultades de Arquitectura, Diseño y Urbanismo; Ciencias Sociales; Enfermería; Humanidades y Ciencias de la Educación; Medicina y Psicología, y también del Consejo de Formación en Educación de la ANEP. Por su parte Sutz destacó la importancia que tienen para la Udelar los programas de investigación como los que se desarrollan en convenio con ANCAP y con UTE. Desde hace varios años, conjuntamente con la CSIC y a partir de las necesidades concretas de conocimiento en sus áreas de trabajo, estas entidades realizan convocatorias periódicas a proyectos de investigación en la Udelar. CSIC ha valorado que generar «un acostumbramiento a recibir demandas cognitivas es muy bueno para nuestros investigadores», por eso la posibilidad de establecer con Unicef un programa de este tipo que perdure en el tiempo «nos llena de entusiasmo», afirmó la coordinadora. Arim estuvo de acuerdo, señaló la conveniencia de montar programas que den estabilidad a las investigaciones porque en la Universidad «no somos buenos actores para dar respuestas en la inmediatez», pero «somos los principales proveedores de conocimiento para sostener en el largo plazo definiciones políticas» ejecutadas por las instituciones competentes. Como ejemplo se refirió a los aportes permanentes de investigadores de la Udelar en relación a los problemas de la pobreza; agregó que «hay temas sobre los que, en ausencia de demandas solventes, se investiga poco», que son muy importantes para el diseño de políticas y para el desarrollo del país. El rector planteó un tema sobre el que dialogó con el Comisionado Parlamentario Penitenciario Juan Miguel Petit, en el que la Universidad podría generar conocimiento y aportes: el sistema carcelario concentra una población mayormente compuesta por hombres jóvenes, por la misma razón hay miles de niños que «tienen, tuvieron o tendrán a su padre en situación de cárcel». Melo expresó que Unicef tiene mucho interés en estudiar esa problemática y agregó que se estima que más de la mitad de los adolescentes en conflicto con la ley en Uruguay tienen o tuvieron a sus padres privados de libertad. Preocupa que muchos de esos menores pasan a estar a cargo de INAU, y ese es uno de los temas que motivan el actual llamado a proyectos Unicef-Udelar. Vernazza agregó que en el país no se desarrolla «ninguna política de apoyo específica para las familias de las personas en situación de cárcel». La reunión concluyó con una propuesta concreta de las representantes de Unicef a las autoridades universitarias para que, en conjunto con el Comisionado Parlamentario Penitenciario, se impulse una línea de trabajo para el estudio sistemático de la población de niños, niñas y adolescentes afectada por la situación de cárcel de sus progenitores. Melo señaló que su expectativa es «no solo generar conocimiento académico sino también un movimiento social» amplio en torno a este tema. Se acordó comenzar a trabajar en el primer trimestre de 2020. Ver síntesis de los proyectos Unicef-Udelar aprobados

Publicado el viernes 13 de diciembre de 2019

Buscar un articulo