Derechos Humanos: un concepto en continua construcción

1 / 3
 Imagen de la galeria
2 / 3
 Imagen de la galeria
3 / 3
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

El 17 de diciembre en la Institución Nacional de Derechos Humanos, el Servicio Paz y Justicia Uruguay (Serpaj) presentó el libro «Derechos Humanos en Uruguay. Informe 2019». En el estrado de un salón de actos colmado de personas se dispuso una mesa, a la que se sentaron los tres expositores, Soledad Platero, periodista, Aldo Marchesi, historiador y docente de la Maestría en Historia Política de la Universidad de la República, (Udelar) y Nora Cortiña, integrante de la organización argentina Madres de plaza de mayo.

«Horizonte constante» Marchesi celebró la publicación del informe y resaltó el rol histórico fundamental del Serpaj en «construir significados muy específicos acerca de lo que son los derechos humanos». Señaló la necesidad de reflexionar acerca del significado de este concepto, «un término con el que la mayoría de las personas dicen concordar pero al que se le dan acepciones muy diversas». Como ejemplos citó a los movimientos antiabortistas que hablan de los derechos humanos (DDHH) del feto y a los militares uruguayos que expresaron que defendían los derechos humanos de la población. Planteó que la noción de DDHH es un campo de disputa, de sentidos que están en discusión desde los años 80 en Uruguay y lo siguen estando constantemente y resaltó el enorme esfuerzo de Serpaj por ampliar este significado. La organización sostuvo desde el informe de 1989 que las violaciones de derechos humanos de la dictadura no habían sido solo con las víctimas de la violencia estatal, sino también con los afectados por el modelo económico. El historiador resaltó el valor de no cristalizar el discurso acerca de DDHH sino mantener la visión de «un horizonte constante al que hay que llegar en este tema», y la necesidad de comprender que los derechos son débiles y vulnerables por lo que siempre están en juego. Marchesi recordó que los DDHH históricamente han estado en continua construcción y ampliación. Refirió que en la Revolución Francesa se elaboró la declaración de los derechos del hombre, esta incluía solo a una parte de los hombres. Poco después aparecieron las primeras mujeres reivindicando sus derechos, más tarde fueron los esclavos los que reclamaban por igualdad. Señaló que la idea de DDHH se abre y habilita miles de demandas sociales que plantean una pelea por la igualdad. En este sentido el docente destacó las reivindicaciones enfocadas en el tema de género como uno de los movimientos más importantes, en pro de la ampliación de DDHH que se ha dado en los últimos años. El historiador remarcó por último otro de los temas tratados en el informe 2019 de Serpaj, el resurgimiento de la derecha política en Uruguay y a nivel latinoamericano. Este sector reaparece con un discurso autoritario que por primera vez no oculta su estrecha relación con el pasado dictatorial. Además Los exponentes de las derechas latinoamericanas como Bolsonaro en Brasil, reivindican en sus discursos abiertamente al golpe de estado como una salida posible y necesaria. Marchesi refirió que toda esta nueva realidad política configura un tiempo histórico diferente al que se vivió en los últimos años, en el que la idea de derechos humanos deberá ser repensada para enfrentar los nuevos desafíos que se presentan. Para el docente es necesario reflexionar acerca de como «incorporar las luchas del pasado en el presente en un nuevo gran movimiento social que tiene como eje los derechos humanos». Estimó que los desafíos por delante estarán vinculados a la puesta en juego de derechos vinculados al género, desaparecidos, entre otros, todos en un mismo paquete, lo que hace que las organizaciones tengan que cambiar su postura. En la última década algunos movimientos como los feministas no veían su vinculación con otras organizaciones que defendían otros derechos. Sostuvo que estamos viviendo un momento histórico en el que todo esto está discutiéndose, redefiniéndose y en el futuro próximo los DDHH van a ser centrales. En cuanto a las organizaciones internacionales responsables de la protección de las DDHH, el docente señaló el papel nefasto de la Organización de Estados Americanos (OEA) en los últimos años. Recordó que en los 90 la OEA había construído una institucionalidad, con la creación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que habilitó espacios para las demandas en relación a violaciones de DDHH de diversos tipos. Añadió que aunque la Comisión sigue existiendo se encuentra en manos de una secretaría con discursos extremadamente conservadores, que se asemejan a posturas de las dictaduras latinoamericanas de los años 70. Concluyó que todo este contexto debe ser leído por las organizaciones sociales para que puedan prepararse para los desafíos a los que se enfrentarán en materia de DDHH. Subrayó que los movimientos «no están tan mal parados, tienen sus potencialidades, logros, construcciones y ganancias en términos sociales, adquiridas en las experiencias de estos años y en base a ellas se puede seguir construyendo». «Política reflexiva crítica» Nora Cortiña reflexionó acerca de las luchas de los movimientos sociales en argentina por los DDHH en los distintos contextos políticos de ese país y en el momento actual. «Tenemos fé, tenemos confianza, que aunque no nos callemos al menos las madres y las organizaciones de derechos humanos, vamos a hacer nuestra política reflexiva crítica, porque si nosotros aplaudimos otra vez, hacemos partidismo político, un día aceptamos una cosa, otro día aceptamos otra, y va avanzando el ajuste, volvemos a ser esclavos». Para cerrar compartió un mensaje a modo de conclusión con los uruguayos. «No me puedo acostumbrar a pasar por la calle para irme a mi casa y ver que hay familias que duermen en la calle con bebés, tengo que ir a mi casa y sentir un gran dolor, apoyar a la gente que lleva un plato de comida y una frazadita, hasta que se solucione, pero tengo que salir a la calle a protestar para cambiar el mundo», expresó. Serpaj Serpaj se creó en marzo de 1981 y desarrolló una activa campaña contra el régimen militar y apoyo a familiares de detenidos desaparecidos, También tuvo un importante papel en la exigencia del retorno de la democracia, la liberación de los presos políticos, el regreso de los exiliados y el respeto a las libertades individuales. Desde 1988 el Serpaj publica en forma anual un informe sobre la situación de derechos humanos denominado «Derechos humanos en el Uruguay: informe anual». El libro publicado el 2019 aborda la situación de los derechos humanos en el país, con aportes de distintos sectores de la sociedad civil que expresan los nudos, desafíos y avances en la materia.

Publicado el martes 17 de diciembre de 2019

Buscar un articulo