Apex: un programa con historia

1 / 2
 Imagen de la galeria
2 / 2
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria
Imagen de galeria

En un barrio montevideano pleno de historia, el Cerro, y un predio con un bagaje no menos rico de memoria, donde funcionaba en 1917 el Frigorífico Artigas, se alojan hoy varios servicios de instituciones públicas, entre ellos el Programa Apex de la Universidad de la República (Udelar).

Cambio de gestión El 28 de octubre asumió el nuevo director de este servicio, Miguel Olivetti, y El Portal de la Udelar habló con él para conocer más acerca del Programa. Miguel Olivetti ingresó al Apex en 2004 como pasante de la Unidad de Comunicación, cuando todavía trabajaban allí los docentes Pablo Carlevaro y Rubén Cassina como director del Programa. Recuerda que cursó la unidad curricular Comunicación Educativa y Comunitaria en su formación en la Licenciatura en Comunicación de la Udelar. En el marco de la carrera hizo un pasaje por la Facultad de Agronomía en el contexto histórico del 2002 marcado por la crisis económica, donde trabajó en el proyecto de huertas comunitarias. Esta experiencia previa lo interesó por el desarrollo de lo comunitario y la extensión. Con esa sensibilidad previa, una vez ingresó al Apex a través del trabajo en el Programa fue generando una construcción teórica, metodológica, y práctica acerca de interdisciplina, diálogo de saberes e integralidad. El Programa Olivetti explicó que el Apex es un programa universitario interdisciplinario e integral creado con el fin principal de articular con organizaciones, vecinas y vecinos del territorio. En la actualidad busca generar espacios de aprendizaje múltiple a través de los cuales la Udelar pueda llegar con sus servicios a la comunidad. Uno de los intereses del Programa es abordar en forma colectiva problemáticas que muchas veces vienen con una carga ideológica política, apuntando a desnaturalizarlas, cuestionarlas, hacerlas visibles, buscar soluciones a través de ese trabajo interinstitucional e interdisciplinario. Su prioridad es crear vínculos con actores barriales del Municipio A que tengan cierta estabilidad en el territorio, para poder construir problemáticas y acompañar procesos comunitarios. Para que esta tarea tenga continuidad apunta a que el relacionamiento con las organizaciones sea lo más duradero, estable y profundo posible. Afirmó que desde su creación el Apex ha establecido vínculos estrechos con organizaciones sociales, vecinos no organizados, y con instituciones, aunque la forma de hacerlo ha variado en los distintos momentos. Esta variación tiene que ver con el contexto institucional y el tipo de políticas públicas que hay en el territorio. «No es lo mismo cuando empieza el programa con la ausencia prácticamente de políticas territoriales, que en el contexto actual en el que hay intervención de varias instituciones estatales», expresó Olivetti. Sostuvo que de todos modos el relacionamiento se mantiene a lo largo de la historia del programa, se va repensando y hay una demanda muy alta de las organizaciones para que la Universidad a través del Apex acompañe los procesos comunitarios y genere intervenciones. La cercanía geográfica con las instituciones como con las que el Apex comparte el predio facilita la generación de vínculos que permitan una buena articulación entre ellas. De todas formas Olivetti señaló que la creación de relacionamiento más profundo entre las organizaciones que allí conviven es un aspecto a profundizar. Un poco de historia Todo el gran terreno en el que cohabitan estas instituciones era ocupado en la segunda década del siglo XX por el frigorífico Artigas, su parte central estaba donde hoy se ubica el Parque Tecnológico Industrial del Cerro (PTI). En el lugar en el que funciona el Apex el frigorífico tenía otros espacios como la veterinaria, la estancia, el sindicato y la cancha de fútbol. El predio pasó a ser de la Intendencia Municipal de Montevideo, organismo que lo fragmentó en forma progresiva y cedió a distintas instituciones, entre ellas a la Udelar en 1993 cuando se creó el Programa. En este terreno el Apex tiene varios espacios físicos que conservan el nombre que tenían cuando funcionaba el frigorífico (la veterinaria, el sindicato, la superintendencia), y el espacio donde se encuentra hoy la administración, la dirección, y la sala docente. El Programa convive en el terreno con el Centro Comunal 17 y con el PTI pero además ha incorporado instituciones a su propio predio a partir de proyectos interinstitucionales. Dentro del terreno del Apex funciona una usina cultural del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), el liceo N.º 70, la Lucha Antituberculosa, Jóvenes en Red, Programa del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y una dependencia del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU). Modalidad de acción Olivetti manifestó que el Programa trabaja a partir de proyectos que surgen de los espacios de coordinación con las organizaciones y actores de la comunidad. Aunque puede haber una demanda puntual de alguna de las instituciones para generar un proyecto en un tema concreto o circunstancial se busca fundamentalmente que esas problemáticas sean el producto de un proceso y una construcción crítica. Se apunta a que este trabajo se desarrolle con una metodología, con herramientas que posibiliten ese diálogo de saberes, de ideas, de creencias, de prácticas, entre la academia y la comunidad del que tanto se habla en la perspectiva integral. Acerca de las líneas de trabajo actuales el director del Apex señaló que se organizan en torno a un núcleo que tiene que ver con lo barrial operativo, y se vincula con la articulación territorial para la construcción de problemáticas junto con organizaciones y vecinos. Este núcleo apunta a pensar los espacios universitarios de inserción en la comunidad y en el acompañamiento de los procesos que se llevan adelante en territorio. A partir de esta perspectiva buscan pensar la inserción de los servicios y estudiantes en función de estos espacios de aprendizaje en continua construcción. Es el caso de proyectos del Programa que tienen algún grado de demanda social en los que estudiantes de la Escuela de Nutrición trabajan en un proceso en territorio con alumnos de Psicología, Medicina e Ingeniería, entre otras carreras de la Udelar. Resaltó que el Apex continúa construyendo nuevos núcleos en algunas temáticas en las que la Udelar tiene conocimiento acumulado o que responden a demandas históricas de la población, como la que tiene que ver con problemáticas relacionadas con los ciclos de vida. En esta área existe un trabajo con los adultos mayores que aborda el tema del envejecimiento desde una perspectiva comunitaria, pero también de género y que utiliza como una de las herramientas el arte como terapia. Este núcleo tiene también una línea dedicada a la población infantil o adolescente, en la que se llevan adelante actividades con una perspectiva comunitaria, socio-recreativa educativa, que involucran a promotores culturales y de salud adolescente. Se apunta a generar espacios en los que los adolescentes comiencen a pensarse como articuladores territoriales y como parte de esta trama social. Las actividades se plantean en forma interinstitucional, se integra a Jóvenes en Red, los Scouts y estudiantes de liceos de la zona. Desde el Apex vienen trabajando también la estigmatización social del barrio, el concepto de inseguridad y el tratamiento que de él hacen los medios. Uno de los proyectos que llevan adelante tiene que ver con el análisis del discurso de los medios de comunicación masivos y locales sobre el tratamiento de representaciones del territorio o las territorialidades, vinculadas al Municipio A. Vínculos con la comunidad Olivetti apuntó que el Programa desarrolla también actividades relacionadas con el trabajo del PTI donde se está generando un polo educativo enfocado no solo a lo tecnológico y productivo sino también a la formación social. Añadió que uno de los temas de interés del Apex es la innovación social y la generación de procesos de construcción de las tramas sociales a partir de la relación con lo productivo, en el que la Udelar tiene mucho conocimiento acumulado. En estas propuestas participan docentes y estudiantes de la Escuela de Diseño de la Facultad de Arquitectura, y de la Facultad de Ingeniería, que desarrollan nuevo conocimiento vinculado a lo tecnológico. Esto permite construir todo un andamiaje desde las distintas áreas de conocimiento para entender las lógicas del PTI, que tiene un impacto brutal en esta población por la cantidad de empresas trabajadores y familias involucradas en el proyecto. Además en el espacio de articulación que se lleva adelante con esta y otras instituciones barriales, trabajan para pensar y discutir las políticas sociales e institucionales del territorio. Asimismo se crean instancias en el propio PTI vinculadas a la salud comunitaria, el desarrollo de la soberanía alimentaria, el trabajo con las huertas, el vivero y la construcción de la planta de reciclaje en las que participan docentes y estudiantes de distintas facultades de la Udelar. Marco universitario de las actividades El Programa lleva adelante estas actividades a través de distintas modalidades: los Espacios de Formación Integral (EFI), acuerdos con unidades curriculares de cátedras de facultades de la Udelar y prácticas preprofesionales. Otras modalidades son proyectos de investigación o extensión que acreditan créditos para la carrera de grado, prácticas semestrales o anuales que se articulan con las demás propuestas y cursos de educación permanente. En el Apex se realiza también la especialización en salud comunitaria, con prácticas de estudiantes de posgrado que se insertan en estas lógicas del trabajo en territorio y construyen herramientas para generar los procesos. Perspectivas a futuro Olivetti consideró que uno de los desafíos que se le presenta a esta gestión del Apex es replantear y mejorar la articulación con las instituciones que se ubican en el propio predio del Apex, para generar un polo interinstitucional que aborde problemáticas comunes. Agregó que frecuentemente se cuestiona que las organizaciones replican esfuerzos, o no coordinan, esta búsqueda de vínculos con las instituciones ubicadas en el predio apunta a generar acuerdos y formas de trabajo conjunto para gestar proyectos colectivos. El director del Apex refirió que en pro de este logro el 27 de noviembre el equipo del programa llevó adelante la «Jornada Apexiana» donde participaron más de 100 personas, con más de 80 organizaciones de la comunidad entre ellos usuarios de salud del Centro Comunal 17, el IPRU, y el parque público Punta Yeguas, espacio cogestionado por organizaciones, colectivos y vecinos. En esta instancia se desarrollaron varios equipos de trabajo, síntesis vinculadas al rol de la Universidad en el territorio y particularmente el papel del Apex en la zona. Otro de los cambios a lograr es que la plantilla docente del Programa integre egresados del área científico tecnológica, para articular con los distintos servicios y trabajar las problemáticas y los procesos con otra mirada, hoy la mayoría provienen de las áreas de salud y social. Olivetti planteó que uno de los principales desafíos del Apex es profundizar los vínculos con las organizaciones sociales e integrar nuevas instituciones de la zona a estos espacios de articulación. Añadió que existen algunas organizaciones claves con las que es necesario retomar relacionamiento, en ese sentido manifestó que tanto el encuentro de noviembre como el que se realizará en febrero de 2020, los cursos de verano que en esta edición se van a llamar Pablo Carlevaro, apuntan a eso.

Publicado el lunes 23 de diciembre de 2019

Buscar un articulo