La importancia de proteger la piel de los niños

1 / 1
 Imagen de la galeria
Imagen de galeria

El cáncer de piel es el más frecuente en todo el mundo. Hay varios tipos, pero se pueden distinguir dos grupos importantes: los carcinomas, que son los más frecuentes en adultos mayores (sobre todo el carcinoma basocelular); y los melanomas, que son poco frecuentes, afectan a personas más jóvenes y son patologías oncológicas graves, generan metástasis.

El Portal de la Udelar consultó a Julio Magliano, profesor Adjunto de la Cátedra de Dermatología Médico-quirúrgica, que funciona en el Hospital de Clínicas (HC), sobre los cuidados de la piel. La incidencia del carcinoma de piel en Uruguay es tan frecuente que en las policlínicas se ve todos los días, señaló Magliano, entre el 5 y el 10% de los pacientes consultan por esta patología. Los carcinomas son tratables, se pueden extraer, se pueden eliminar por criocirugía o aplicando fármacos en ungüentos. Por esta razón, no siempre se extrae una muestra para realizar biopsia, lo cual no permite llevar una estadística precisa del número de casos que en efecto ocurren. La radiación solar es uno de los factores más importantes en la generación de esos cánceres, porque incide directamente sobre las células epiteliales generando daños en su ADN. Magliano explicó que es muy importante proteger a los niños de esta radiación; sus células son más susceptibles a ese daño y por eso suele afirmarse que antes de los 18 años recibimos el 80% de toda la radiación solar que deberíamos recibir en nuestra vida. En otras palabras, con el paso de los años nuestra piel acumula más daño debido a la radiación solar. El docente explicó que el efecto de los rayos solares sobre la piel ocurre durante todo el día, solo que varía el ángulo en el que inciden sobre la piel. El sol emite dos tipos de radiación ultravioleta (UV): la de tipo A, que no percibimos directamente (la misma que se utiliza en camas solares), y la de tipo B, que nos hace sentir calor en horas más cercanas al mediodía. Las recomendaciones sobre la exposición al sol difundidas por el Ministerio de Salud Pública son conocidas: se sugiere evitarla entre las 11 y las 16 horas, utilizar sombreros, ropa preferentemente oscura, aplicar protector UV con factor de protección 30 a 50 en rostro, manos y piel descubierta, reiterando la aplicación cada tres horas o luego de bañarse. Al respecto, el docente de Dermatología expresó que el costo de los protectores solares es muy elevado para la población, y si bien las mutualistas administran estos productos a los usuarios con un ticket de medicamento, son presentaciones pequeñas. También se recomienda el uso de lentes con protección UV. Magliano aclaró que los lentes oscuros sin factor de protección son muy perjudiciales porque hacen que las pupilas se dilaten y la radiación solar incida más aún sobre la retina. Opinó que si bien desde hace años se realizan campañas públicas de prevención y la gente está informada sobre los riesgos de exponerse al sol, un porcentaje de la población no toma las medidas adecuadas. Un equipo de docentes de Cátedra de Dermatología, con sede en el Hospital de Clínicas, promueve la divulgación de la información sobre los efectos de la exposición al sol en la comunidad, sobre todo a los niños. «Concurren a las escuelas para trabajar con los niños sobre la prevención a través de juegos, representaciones de teatro, etcétera, porque es la población a la que más importa educar en este tema», señaló Magliano. La cátedra lleva adelante diferentes investigaciones sobre carcinomas y melanomas de piel, y apunta a la introducción de nuevas tecnologías para su diagnóstico y tratamiento. En 2013 se introdujo en Uruguay la cirugía micrográfica de Mohs, que en el mundo es el tratamiento número uno para carcinomas, explicó Magliano, y está disponible para los usuarios del HC. En cuanto a las nuevas tecnologías de diagnóstico, la cátedra trabaja con aplicaciones basadas en inteligencia artificial a través de la microscopía bifotónica. Un microscopio de este tipo, desarrollado por el investigador y bioquímico uruguayo Leonel Malacrida en Estados Unidos, que se instaló en el HC para llevar adelante varias investigaciones en el área de la dermatología.

Publicado el lunes 23 de diciembre de 2019

Buscar un articulo